One more light

 

Para Chester Bennington

Eras el hombre invisible

tras una voz desgarradora

que rozaba el cielo con su garganta.

Una grieta en el castillo de cristal, ensangrentado y envenenado, que se agranda y se expande en una pesadilla laberíntica, que nunca termina. Viajas entre acordes y notas perfectas lanzadas al cielo, y rompes esquemas, dibujas las paredes con sueños y escondes lamentos en un grito infinito que nadie escucha.

Mares enteros de frío cristal

te acompañaban

en tus largas horas de insomnio

y oscura soledad.

Luchaste contra viento y marea

para ganar tu libertad,

peleando con las uñas agrias

por gritar en silencio.

Por liberarte.

Querías ser tú y no ese demonio que te carcomía por dentro. Esperabas una oportunidad para volver a sentirte vivo, para volver a ser libre, para cumplir las promesas que una vez hiciste, para olvidar todo el dolor que has sentido, pero al final la luz se apaga, el dolor perdura y no eres capaz de encontrar el lugar al que perteneces.

Si en tus versos pudiese flotar

iría a rescatarte.

Te salvaría por última vez

de la verdad de cientos de mentiras.

Y te enjugaría la sal de tus lágrimas.

Alejaría tus tinieblas

para que no existiesen motivos para sangrar.

Extirparía tu miedo a respirar.

Te traería de vuelta a casa.

Asciendes en un parpadeo infinito, de una luz tintineante que brilla entre la inmensidad de estrellas y penumbra. Allí, entre ellas, brillas más que ninguna, cegadora como una puesta de sol, que se esconde por ti. Y entre los susurros del aire, tu voz sigue vibrando, estremeciendo pieles y corazones con los sentimientos de un alma rota y eterna.

Millones de luces te buscan en la oscuridad,

eres un ángel disfrazado de humano.

La memoria del mundo

te rememorará para siempre

en tu trono de estrellas.

Tú estás aquí, imposiblemente solo.

 

 

La venganza del cuervo blanco

Las vacaciones de verano habían llegado y Margaret había decidido llevar a sus dos hijos al pueblo donde vivía su suegra, a pesar de que esta le había dicho que no quería verlos ese año. Había hecho oídos sordos, pues “son tus nietos, quieren verte, están en su derecho.” La anciana tan solo le había dicho: “tú no lo entiendes”.

A Margaret le sorprendió no ver a casi nadie por las calles del pueblo: ¿y los niños jugando en la calle? Eran las ocho de la tarde, ¿por qué los parques estaban desiertos?

—Mamá, ¿por qué no hay nadie? –preguntó Eric, su hijo mayor de siete años.

—Supongo que se habrán ido de vacaciones.

Aparcó el coche al final de calle. La madre sacó las mochilas cargadas de ropa del maletero mientras sus hijos miraban a su alrededor. Nunca habían estado en el pueblo de su abuela, esta nunca había querido que fueran. Su madre, harta por la situación, había decidido ponerle punto y final a las tonterías de esa anciana.

—Mamá, ¿por qué esa casa es negra? –preguntó Henry, el pequeño.

Margaret miró hacia donde su hijo señalaba con su pequeño dedo. Una casa oscura, con un tejado roto y dos árboles grandes, levantándose a ambos lados, cuyas ramas estaban llenas de cuervos, que los miraban fijamente.Un escalofrío recorrió su espalda. Un coche paró justo delante de ellos, bajando la ventanilla, dejando ver a un señor con el rostro pintado de preocupación.

—Señora, ¡usted no es de aquí! ¿Qué hace? ¿Por qué los ha traído? ¡Hoy es luna llena! ¡Váyase! ¡Lléveselos! ¡Póngalos a salvo!

Margaret no entendió nada. Empezaba a comprender por qué su marido había huido de ese lugar y no había querido hablar nunca más de él. Tocó varias veces a la puerta ya que no recibía respuesta alguna. Tras varios minutos de insistir, la anciana la abrió. Su rostro marcado por los estragos de la edad y sus ojos vacíos hicieron que le volviera a dar un escalofrío. Carla, la abuela, no pudo más que dejarles pasar, mirando a cada uno de sus nietos, preguntándose qué iba a ser de ellos. ¿Los dejaría en paz? Sonrió. Conocía la respuesta.

La noche llegó: la luna llena iluminaba todo el pueblo, sin dejar ver ningún rastro de estrellas. Margaret había acostado a los niños y se dispuso a dormir. Le dio las buenas noches a Carla, quien había decidido quedarse levantada viendo la televisión.

—Margaret, ¿te has despedido de ellos?

—Les he dado las buenas noches.

—Bueno, supongo que viene a ser más de lo mismo –no vio el rostro de Carla, pero volvió a sentir un escalofrío recorriendo toda su columna. Ya iban tres en el mismo día.

Eric y Henry dormían mientras que la luz de la luna los bañaba a través de la ventana. Todo parecía tranquilo hasta que un sonido en la ventana despertó al más pequeño. Se incorporó y observó lo que había al otro lado. Sonrió, sintiendo la emoción recorrer cada fibra de su cuerpo. No tardó en levantarse y salir de ese cuarto y de esa casa, sin ser visto por nadie… o eso pensaba.

Margaret, ajena a lo que su hijo había hecho, dormía plácidamente, hasta que sintió que la sacudían. Abrió los ojos, encontrándose con Eric, quien la miraba con preocupación. Le dijo que Henry había desaparecido. Alarmada, salió de la cama, sintiendo que el corazón le latía con mucha rapidez, haciendo que su pecho doliera. Al salir al pasillo, vio la puerta abierta y se temió lo peor.

—¡Carla! ¡Ayúdame a buscar a Henry! –gritó, mirando a su suegra que seguía meciéndose, con los ojos cerrados.

—Ya es tarde.

—¿A qué te refieres?

—Te despediste de él, ¿no? Si no me crees, solo ve a la casa oscura.

Sabía a lo que se refería, la había visto esa tarde.

Salió corriendo, seguida por Eric, que le pedía que lo esperase. Le había pedido que se quedase en casa pero le había dicho que tenía miedo, así que no tuvo más remedio que llevarlo con él. La verja de la casa estaba abierta. Margaret entró sin dudar, llamando a Henry, sin importarle despertar a nadie… aunque parecía que a nadie le importaba los gritos desesperados de una madre por su hijo. Fue entonces cuando la luna iluminó el suelo, dejando ver el pijama de Henry al pie de unos de los árboles.

—¿Henry? ¡¡¿¿Dónde estás??!!

—Mamá, yo también quiero jugar con ellos –dijo Eric, sonriendo, sintiendo la emoción de un nuevo juego recorrer todo su cuerpo.

Margaret no entendía lo que decía su hijo. Tan solo vio que señalaba la copa del árbol que estaba llena de cuervos que los miraban atentamente.

arbol_cuervos_y_luna_muralesyvinilos_3070523

—¿Qué dices?

—Mamá, Henry está ahí. –Eric señaló una rama, concretamente a un cuervo.

—Eric, ¿qué estás diciendo? ¡Tenemos que seguir buscando a tu hermano!

Donde Margaret solo veía cuervos, Eric veía a pequeños niños sobre los árboles, riendo. Fue entonces cuando el pequeño Henry lo miró, con los ojos en blanco y una sonrisa torcida.

—Eric, mañana iré a por ti.

La adrenalina llenaba cada fibra de su ser, haciendo que sonriera.

—¡Sí! ¡Juguemos mañana!

Mientras tanto, los vecinos que vivían en esa calle, miraban aliviados la escena: sus hijos no habían sido las víctimas esa noche.

Carla, desde la ventana del salón, dejó que las lágrimas salieran de sus ojos. No importaba la distancia, podía ver la figura que se erguía detrás de una de las ventanas de esa casa negra: una mujer joven, con el pelo blanco y los ojos rojos, observaba a los dos intrusos que habían entrado en su propiedad. Se llevó una de las manos llenas de sangre a los labios, lamiendo uno de sus dedos y sonriendo…

Cuenta la leyenda que una bruja consiguió escapar de la caza en un pueblo cerca de Salem y juró vengarse, maldiciendo así a todos los habitantes para que no puedan escapar. Una noche, los niños empezaron a desaparecer después de que un cuervo blanco se posase en su ventana, llamando su atención.  La cantidad de cuervos aumentaba en el pueblo y los niños desaparecían. Los vecinos se dieron cuenta de que ocurría las noches de luna llena, a las que llamaron “la noche de la venganza del cuervo blanco.”

 

 Fuente: Google Imágenes

** Este relato está inspirado en el episodio 3 de la 5º temporada del anime Yami Shibai.

 

 

«Existencia lujosa», Jorge Riechmann

Puesto que –se ha corrido la voz– la poesía

ya no importa nada,

vamos a permitirnos ser tábanos.

Vamos a permitirnos ser raíces destempladas

de las que a veces estallan roncamente en el cerebro.

Vamos a permitirnos ser honestos

(sin renunciar por ello al honesto placer

de disfrazarnos de vez en cuando).

Vamos a darnos el gustazo

de no ser para todos los gustos.

Vamos a permitirnos riesgos inauditos:

contra-decir

y hasta contradecirnos.

Vamos a permitirnos querer ser

esa palabra que mancha:

con toda la modestia y todo el duelo del mundo

revolucionarios.

Puesto que somos –hay consenso– superfluos,

vamos a permitirnos el lujo de ser

acaso necesarios.

 

«Merodeadoras noctámbulas»: ¡entrevista exclusiva!

Nombre y departamento que dirige en el Ministerio:

Mavichan, Mil y una noches, un espacio de relatos breves para amenizar la espera del autobús o la impuntualidad de un amigo.

¿De dónde viene Merodeadoras noctámbulas?

El nombre Merodeadoras noctámbulas llega de un viaje infinito hacia un mundo donde la fantasía y la magia se hacen realidad, donde los hechizos solucionan los pequeños problemas de la vida y los buenos siempre ganan. En resumen, viene de unir a cinco frikis apasionadas de Harry Potter.

Nombre y departamento que dirige en el Ministerio:

Celeste, Bibliosía, el rincón dedicado a reseñar y recomendar algunos libros de la gran biblioteca mundial.

¿Escribir es seducir?

Introduciendo nuestro blog, hemos tomado una cita especial de Luis García Montero, de su novela Alguien dice tu nombre. Resume el sentido de nuestro blog y otra de las grandes pasiones de sus colaboradoras: la literatura.

Nombre y departamento que dirige en el Ministerio:

Rivaëlen, El Rincón del Cuervo, una sección dedicada al relato corto basado en paranoias mentales que dicha servidora tiene antes de dormir.

¿Quiénes hay detrás del blog?

Somos cinco chicas unidas por la filología, hispánica o inglés, el idioma no importa, que se juntaron para crear un nuevo torneo de magos basado en la literatura. ¿Cómo nos conocimos? Tan simple como tres palabras: amigas de amigas. Si quieres saber más sobre nosotras pásate por el apartado de Revelio.

Nombre y departamento que dirige en el Ministerio:

Lunella, Inexperiencias lunáticas, una sección que ofrece una mirada hipotética del camino que siguen (o podrían seguir) los protagonistas de algunas películas.

¿Cómo se trabaja?

Un grupo de enanos de las Montañas Grises nos chivan las ideas. ¿No se refiere a eso la pegunta? Bueno, cada semana se publica una nueva entrada (a no ser que nos pille una Guerra Mágica o Errol se retrase con el correo…), procurando siempre que no salgan seguidas dos secciones iguales.

Nombre y departamento que dirige en el Ministerio:

Neis, Poeta averiada, una sección dedicada a la poesía y otras cuestiones del erotismo moderno.

¿Quién puede unirse al Ejército de Dumbledore?

Todos aquellos muggles, brujas, magos, squibs, mestizos, animagos, criaturas fantásticas, etc. Únete a nuestra comunidad mágica solo suscribiéndote a nuestro blog. Y… además, ¡puedes colaborar con nuestra causa contra las artes oscuras a través de tu aportación con relatos, poesías, reseñas, fotografías o dibujos mandándonos un correo a merodeadorasnoctambulas@gmail.com! Ponte en contacto con nosotras si tienes alguna duda y no te pierdas nuestras novedades siguiendo nuestras cuentas en:

facebook-logo-facebook-logo-9 bUJYaSO9 160511143151_instagram_nuevo_logo_640x360_instagram_nocredit

BSO: Universo Marvel

Marvel-Movies-the-avengers-13621669-2560-1600-e1336019698955

Una banda sonora es un arte en sí mismo que ayuda a las imágenes a potenciar la historia de la película. Sin meternos en aspectos técnicos que cualquiera podría buscar en Internet, hoy os traigo una cuestión que llamó mi atención:

¿Puedes recordar alguna melodía de una película de Marvel?

En un interesante vídeo, Every Frame a Painting pregunta a unos viandantes si pueden recordar algo sobre la música de Star Wars o Harry Potter, mostrándose todos partícipes, pero cuando les piden cantar algo de Marvel, solo obtienen el silencio. ¿Por qué? Esto se debe al abuso por parte de las compañías cinematográficas de la llamada temp music (una BSO de otra película que se inserta en la nueva con más o menos cambios), la música que acompaña a la imagen sin aportar nada y otros factores que lo que buscan es evitar riesgos. Podéis ver el vídeo completo aquí.

Pero ¿hay más? ¿Cuándo fue el estreno de la primera película de Star Wars? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que se ha ido asentando la saga? En mi opinión, creo que el tiempo es también un factor a tener en cuenta, pues si hablamos de Los Vengadores (2012) casi como el hito del universo Marvel, aún no han transcurrido ni diez años desde su estreno.

Otro factor es el hecho de que muchas de las películas de estos superhéroes no tienen un tema, digamos, con gancho. ¿Podéis recordar el tema de Superman (1978)? Probablemente sí. ¿Cuál es el tema de Iron Man (2008)? ¿Y de Thor (2011)? Muchas sagas mantienen sus temas principales (y reconocidos por [casi] todos) a pesar de cambiar de compositor, y esto podemos verlo, por ejemplo, con la saga X-Men (2000-2016). ¿Qué ocurre con los protagonistas de Los Vengadores y sus historias individuales? El tema principal de la BSO de Capitán América: el primer vengador (2011), por Alan Silvestri, no reaparece en Capitán América: el soldado de invierno (2014) o Capitán América: Guerra Civil (2016), ambas de Henry Jackman (aunque mantienen el mismo estilo, no hay un tema que continúe en la siguiente). Y prácticamente ocurre lo mismo con los demás y sus respectivas partes. Quizás sería más fácil recordarlas si cada superhéroe tuviese su propio tema que se repitiese alguna vez en la continuidad de sus películas y así obtendríamos un “¡eh, esto me suena! ¡Va a aparecer [tal personaje]! ¡Es el tema de [X superhéroe]!”.

Si no pudiste responder a la pregunta que hacíamos más arriba pero has visto en acción a estos personajes y te dejaron huella, seguramente puedas reconocer alguna de estas pistas.

¿Recuerdas todos estos temas?

Blinking

Everything changes in a blinking.

At the beginning, we are brave. We sink in the oceans that the rain creates on the floor, we burn down the streets in order to face up the fire. We’re not afraid of crying if we fall, because immediately we rise, even if we believe that we have all the time in our hands. Hands cover of wounds of war; they’re not important, we always have a Guardian Angel who heals them.

Our battles fight off bombs and water guns, and the conflicts are resolved with kisses and hugs. They last a couple of hours, maybe a day. However we prefer to laugh. We don’t build walls to isolate ourselves nor to destroy ourselves; the walls are canvas that are used to paint our dreams.

Because we don’t dream when we are sleeping, we never want to go to sleep, we are never tired… we want to keep living a little more, taking advantage of those ephemeral moments even if we don’t know that they will end in a blinking.

But we must close our eyes for a moment, And, when we open them, everything has changed.

Our Guardian Angel has abandoned us and nobody heals our wounds, they are no longer made of mud, they don’t heal in a day. The floor is made of pavement, the place where the world ends and keeps our feet tied.

We don’t fly anymore, we don’t conquer volcanos or universes, we walk carefully, afraid of what we can find around the corner. The time comes to an end, slipping through our fingers and is never enough.

We accumulate battles and we don’t win any of them, because we don’t want to fight and give up. Suddenly we stop, without taking another step, without wanting to know what’s on the other side

Because on the other side there is just a white wall with our dreams painted on it, now unrecognizable for those eyes that look at them.

We dream. We always dream. But, when we open our eyes, everything has changed.

drawing-1166119_960_720

 

Inspired in the poem 1910 written by Federico García Lorca.

 

 

Anochecer

En una playa desierta y aislada, nuestros pies se clavan en una arena formada de recuerdos inventados. El viento silba con tus reproches de lo que nunca hice y arrastra mis lamentos de lo que nunca perdoné.

Cuando la primera ola rompe lentamente en la orilla, das un paso hacia adelante, vacilante y temeroso de tener que replegarte cuando el agua vuelva a su lugar. Entonces abres la boca y tus insultos atraviesan mis oídos, enredándose en las nubes. Mis manos se mueven en el aire, destruyéndote.

Me desgarras la piel con tu fuerza, me envenenas con tus labios, me clavas rosas en el pecho. Pero yo no puedo callarme, porque tú no quieres que siga haciéndolo. Quieres una respuesta, quieres algo más que indiferencia. Así que te arranco los ojos con palabras.

Eres tú o yo. Nunca fuimos los dos.

Lo intentamos, ¿recuerdas? ¿O es también algo inventado? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué fue lo que quisimos que pasara? Tú no lo sabes distinguir; yo nunca quise descubrirlo.

Mis labios se sellan, y tú te escondes en el silencio. Tu aliento se mezcla en un aire ausente; mis pestañas se humedecen. De repente, te calmas, y mi respiración se aleja. Tu alma flota en el interior de un pozo de agua salada mientras mi corazón descansa, inmóvil, sobre tu espalda.

Y otro día llega más a su fin. Como el anterior, como el siguiente.

Tú y yo descansamos en la orilla, observando la puesta de sol frente a un mar enrojecido por tu sangre y la mía entremezcladas.

puesta de sol

Noruega

Este poema son pequeños trozos de hielo desprendidos de un glaciar. Se rompen si los tocas.

sunset-1313367_1920

Llenos mis brazos de la nostalgia de no tenerte

en esta ruda habitación

sin fuego en las entrañas para calentarme.

.

Noruega sin ti no sabe a nada

más que a hielo

y serpentean las aguas marinas

sin tus ojos.

.

Solo te pronuncias en mis sueños;

vistes deshecho,

sin esa melancolía fija en tu mirada

ni esa mandíbula de lobo.

.

En mi sueño eres distante

pero lúcido

y tu boca me arroja a la violencia.

.

Tu aliento me reclama

y no hay un abril que muera al alba

como yo cuando te miro

y me deshago.

.

Noruega tiembla

y nadan mis deseos por recorrerte

y hacerte de piel.

.

Después despierto,

con un 20% de luz,

con la misma humedad en el pelo,

 la misma soledad glacial entre mis uñas

y la misma puesta de sol de medianoche en Noruega.

 

Top 5 de series

Llega el tiempo libre, las lluvias de fuego a las cuatro de la tarde, el insomnio debido al calor… y necesitamos algo con lo que olvidarnos de esos insoportables días de verano. O, bueno, también podemos preferir simplemente quedarnos en casa porque nos apetece, la excusa la pones tú; el remedio, nosotras, con este top de series que no puedes perderte.

MV5BZWQwNGIxYjgtNDYxYS00ZjY3LWI4M2UtNDk0NjA4Mjc2MTBlXkEyXkFqcGdeQXVyMTgxOTIzNzk@._V1_The Big Bang Theory

Año: 2007-actualidad

PaísUS

Episodios: 280 (11 temporadas)

Género: comedia, sitcom, romance

Dirección: Chuck Lorre (creador), Bill Prady (creador), Mark Cendrowski, entre otros

Productora: Chuck Lorre Productions, Warner Bros. Television

Reparto principal: Johnny Galecki, Jim Parsons, Kaley Cuoco, Kunal Nayyar, Simon Helberg, Mayim Bialik, Melissa Rauch

Leonard y Sheldon son dos físicos brillantes que comparten piso. Junto con Raj y Howard forman una cuadrilla de amigos frikis a los que les cuesta entablar relaciones sociales, sobre todo con mujeres. Su rutina se ve interrumpida por la llegada de una nueva vecina: Penny. Es una serie mítica que nadie puede dejar de ver.

sherlock_tv_series-635342236-largeSherlock

Año: 2010-actualidad

País: GB

Episodios: 11 (4 temporadas)

Género: policial, thriller, drama

Dirección: Steven Moffat (creador), Mark Gatiss (creador), Paul McGuigan, entre otros

Productora: Hartswood Films, BBC Worldwide, Masterpiece Theatre

Reparto principal: Benedict Cumberbatch, Martin Freeman, Rupert Graves, Mark Gatiss, Lars Mikkelsen, Andrew Scott

El famoso detective Sherlock Holmes vuelve modernizado, junto con su compañero el doctor John Watson. Gracias a su poder deductivo y a su gran observación, Sherlock se ha ganado el respeto del departamento de policía,  quien le pide ayuda para resolver los crímenes que ocurren en el Londres actual, aunque pronto nuestro detective descubre que hay alguien más que le sigue los pasos: Jim Moriarty.

MV5BNmM4ODU1MzItODYyYi00Y2U0LWFjZjItYTRhZWIwOGMyZTRhXkEyXkFqcGdeQXVyNjc2NTQ4Nzk@._V1_SY1000_CR0,0,717,1000_AL_House of Cards

Año: 2013-actualidad

País: US

Episodios: 65 (5 temporadas)

Género: política, thriller, drama, remake

Dirección: Beau Willimon (creador), David Fincher, James Foley, entre otros

Productora: Netflix, Media Rights Capital, Panic Pictures, Trigger Street Productions

Reparto principal: Kevin Spacey, Robin Wright, Michael Kelly, Molly Parker, Mahershala Ali, Corey Stoll

Este entramado político, remake de una serie británica de los 90 sobre la corrupción y la manipulación, trata sobre el ansia de poder de Frank Underwood –un congresista demócrata– para llegar a convertirse en Presidente de los Estados Unidos. En su camino será ayudado por su calculadora esposa y un equipo  experto que está dispuesto a todo por conseguir su objetivo: la Casa Blanca.

MV5BNmNiNDc4MzQtNjFmMC00MzQ1LTkyZjUtODMxN2UyMmYxZmFmXkEyXkFqcGdeQXVyNTMxMjgxMzA@._V1_SY1000_CR0,0,666,1000_AL_Fargo

Año: 2014-actualidad

PaísUS

Episodios: 30 (3 temporadas)

Género: crimen, policial, thriller, drama, spin-off

Dirección: Noah Hawley (creador), Adam Bernstein, Randall Einhorn, entre otros

Productora: FX Productions, MGM Television

Reparto principal: Billy Bob Thornton, Martin Freeman, Allison Tolman, Colin Hanks, Oliver Platt

La trama gira en torno a tres personajes: Lester Nygaard, un fracasado al que todos mangonean, Lorne Malvo, un psicópata carismático, y Molly Solverson, policía que luchará por resolver crímenes que apuntan como sospechosos a estos dos. Una delicia de fotografía, banda sonora y humor negro que recuerdan a la película de los hermanos Coen.

MV5BYjA3ODQwZmEtZjI5Zi00ZjAwLTk2NTktZmY4NDQyMWVjMDU0XkEyXkFqcGdeQXVyMzAzNTY3MDM@._V1_How to Get Away with Murder

Año: 2014-actualidad

País: US

Episodios: 45 (3 temporadas)

Género: drama, thriller, intriga, crimen

Dirección: Peter Nowalk (creador), Bill D’Elia, Mike Listo, entre otros

Productora: ABC Studios, ShondaLand

Reparto: Viola Davis, Alfred Enoch, Jack Falahee, Aja Naomi King, Matt McGorry, Karla Souza, Charlie Weber, Liza Weil, Billy Brown

Annalise Keating es una reconocida y frívola abogada y profesora de universidad a la que no le interesan los métodos utilizados mientras la victoria sea suya. Los nuevos estudiantes que conformarán su nuevo grupo de trabajo, arrastrados por la falta de escrúpulos de su profesora, se verán inmersos en un caso de asesinato en el que la verdad será lo que menos importa. Una historia con un ritmo trepidante, sorprendente e impredecible en la que nada es nunca lo que parece.

«Está como muerto pero vive»

1920: Evil Returns

  • Título alternativo: 1920 Зло возвращается57232210
  • Año: 2012
  • Duración: 124 min.
  • País: India
  • Director: Bhushan Patel
  • Guion: Vikram Bhatt
  • Música: Amar Mohile, Chirantan Bhatt
  • Reparto principal: Tia Bajpai, Aftab Shivdasani, Vidya Malvade, Sharad Kelkar
  • Más información: IMDb; filmaffinity; Bollywoodhungama

El argumento gira en torno a dos amantes que, no habiéndose visto antes y siendo separados por una encerrona, se acabarán conociendo en circunstancias muy peculiares: ella con pérdida de memoria y siendo acechada por un espíritu maligno.

La primera hora, más centrada en presentarnos a los personajes y darnos los detalles básicos, tiene más bien tono de suspense y drama. A partir de la segunda ya sí se muestra lo sobrenatural y un popurrí de clichés que no faltan en las tramas de exorcismos (vómitos, levitaciones, cabezas que giran…). Impresionan los momentos en los que cantan los protagonistas, pues esto choca bastante con el contexto y recuerdan a los dramas románticos.

Mi puntuación: 13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Fui un poeta muy reconocido que vivió anclado en una trágica historia de amor. Un 25 de octubre debí encontrarme con mi amada, con quien mantenía una relación por correspondencia, pero nunca llegó la oportunidad. Desde esa fatídica fecha, en la que con tanto dolor tuve que hacer frente a la inesperada noticia de su partida, me dediqué a beber con la esperanza de que el alcohol emborronase mis recuerdos.

Un día, una joven malherida fue encontrada en nuestras tierras. Sentí una extraña sensación en mi cuerpo, como si me advirtiese de algo importante. «Quizás sean los estragos de la bebida», pensé.  Al parecer, la joven había perdido por completo la memoria. «¿Quién sería ella?». Mi hermana, sospechosa, señalaba  que todo podía ser fingido, pero los pocos restos que quedaban de mi corazón intuían que la muchacha decía la verdad.

Las cosas se pusieron más complicadas cuando la desorientada recién llegada trajo consigo apagones repentinos, puertas que se abrían solas y la gota que colmó el vaso: clavos ensangrentados que salían de sus vómitos. Realmente parecía que estaba enferma. Mi hermana, exasperante, insistía en abandonarla a su suerte para no involucrarnos en temas tan oscuros. Mientras discutíamos, una música mágica, delicada y pasional captó mi atención. La desconocida cantaba y tocaba el piano para aliviarse. «¿Cómo podía conocer esa joven esa canción? ¿Cómo podía saber la melodía que yo compartía con la que fue mi amada confidente?».

Decidí apiadarme de la pobre desgraciada y acompañarla al hospital con la poca bondad que me quedaba. Puede que me recordarse a alguien en el fondo. Pronto, una serie de infortunios nos condujeron a unas experiencias sobrenaturales de lo más espeluznantes, pues un espíritu malvado nos atacaba una y otra vez, entorpeciendo nuestro viaje, torturando a la joven, impidiendo que ella recuperase su memoria y que yo negase la mía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de Bollywoodhungama)

Sin embargo, nada de eso puede compararse con la realidad que vivo ahora día tras día. Ya no queda alma en mi interior para el dolor, la cobardía, las lágrimas o el desamor; estoy vacío. Cuando fue poseída por aquel demonio, tal y como sugirió mi hermana semanas anteriores, la abandoné para que otra persona se ocupase. La abandoné a su suerte. Supe que intentaron exorcizarla y pereció. También supe que la extraviada mujer era en realidad mi único y verdadero amor, quien, en un intento de buscarme, fue atacada por ese infame espíritu que disfrutaba atormentándonos, alejándonos, impidiendo nuestro amor. Si hubiese tenido algo más de humanidad, la habría ayudado, y su memoria y nuestros corazones habrían acabado uniéndose. Pero ya no queda nada en mí. Ni luz, ni amor, ni esperanza. Solo aquellos viejos versos que una vez escribí y esta maldición.