Top 5 de películas de animación japonesa

Siempre me ha fascinado la animación japonesa, ya que explora mundos que nunca imaginamos que podrían existir y su originalidad es muy latente con respecto a otros países. Más allá de la mítica joya de Hayao Miyazaki, El viaje de Chihiro, u otras producciones que le encantó al público como Kimi no na wa, hoy os traemos un top de cinco películas de animación japonesa fuera de nuestro querido Studio Ghibli. ¡No te las pierdas!
MV5BOTMyZGI4N2YtMzdkNi00MDZmLTg4NmItMzg0ODY5NjdhZjYwL2ltYWdlL2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMzM4MjM0Nzg@._V1_UY1200_CR107,0,630,1200_AL_

Jūbei Ninpūchō

Año: 1993

Director: Yoshiaki Kawajiri

Productora: Madhouse

Jubei es un espadachín vagabundo del periodo Edo que viaja por el país ofreciendo sus servicios. Su aventura comienza cuando salva a una joven, lo que lo enemistará con una fuerza demoníaca. Tiene una gran carga sobrenatural, así como mucha acción. Sin duda no te dejará indiferente.

 

 

 

 

 

c8279e7ccafa33792b3987ed510f155123ce9305_00

 

Hotarubi no Mori e

Año: 2011

Director: Takahiro Omori

Productora: Brain’s Base

Hotaru es una niña que se pierde en un bosque lleno de fantasmas. Allí, conocerá a un espíritu con una máscara de zorro, el cual solo le da una condición para ser su amigo: por ninguna circunstancia debe tocarlo, o desaparecerá. Esta bella historia de 40 minutos hará que desees con toda tu alma que el amor traspase barreras.

 

ookami_kodomo_no_ame_to_yuki-996151011-large   

Ookami kodomo no ame to yuki

Año: 2012

Director: Mamoru Hosoda

Productora: Studio Chizu

Esta película parte de un argumento un tanto especial; una humana mantiene relaciones con un hombre lobo y tiene a dos preciosos lobos, que además, son mitad humanos. Juntos vivirán un gran proceso de madurez y enriquecimiento. Es una película mágica, muy tierna y nostálgica a la vez.

 

Koe-no-Katachi-VL-2

 

Koe no katachi

Año: 2016

Directora: Naoko Yamada

Productora: Kyoto Animation

Shoko es una chica sorda que trata de hacer amistad en su instituto sin mucho éxito, llegando a sufrir acoso escolar por parte de sus compañeros. Pero entre todo ese sufrimiento, un compañero tratará de escuchar su silenciosa voz. Esta película te atrapará desde el primer momento y no te soltará.

 

 

kimi_no_suizo_wo_tabetai-287102864-large

 

Kimi no suizô wo tabetai

Año: 2018

Director: Shin’ichiro Ushijima

Productora: Studio VOLN

Según Sakura, si come el páncreas de alguna persona podrá vivir para siempre, dejando constancia en su libro Conviviendo con la muerte. Este será encontrado por un compañero que intentará pasar el poco tiempo que le queda con la protagonista. Es una película triste, no olvides los clínex.

 

 

También me gustaría daros otros títulos como Kokaku Kidotai, Meari to majo no hana, Sennen Joyû o Bakemono no Ko, entre otras. ¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestra película favorita de animación japonesa? Japón

Anuncios

Lapidario

 

Me miras con la impaciencia de alguien que no espera.

-Siempre has preferido a la muerte-.

Noto tu presencia tras este viento frío que me despeina.

Tus ojos están en llamas y esta noche vas a acabar conmigo.

La ciudad es un inmenso lago vacío tras un velo de cristal.

-Siempre te ha gustado el caos que provocas-.

Tus manos me hacen estremecer como una tormenta.

Tu boca es una explosión y una tempestad que me derrumba.

Eres un ángel caído que ha venido a distraerme, y pienso arder.

-Siempre te ha gustado consumir-.

Lo supe desde el primer momento en el que te vi,

con esa mirada despiadada y la sonrisa de terciopelo.

Tú único objetivo siempre he sido yo.

lightning-1625550_1920

«¿Cómo conseguisteis armonizar vuestra maravillosa música con el latido de mi corazón?»

The Tale of Genji

  • Título original: Murasaki Shikibu: Genji monogatarimurasaki_shikibu_genji_monogatari_the_tale_of_genji-657138489-large
  • Año: 1987
  • Duración: 110 min.
  • País: Japón
  • Dirección: Gisaburô Sugii
  • Guion: Tomomi Tsutsui (novela: Murasaki Shikibu)
  • Música: Haruomi Hosono
  • Reparto principal: Morio Kazama, Miwako Kaji, Reiko Tajima, Jun Fubuki, Megumi Yokoyama
  • Más información: IMDb, FilmAffinity

La historia cuenta la juventud de un príncipe y sus aventuras amorosas con las mujeres de la corte en las que buscará saciar su anhelo por una madre perdida.

Estamos ante una adaptación de la considerada como una de las primeras novelas modernas del mundo, aunque eso puede que sea lo poco que pueda llamar la atención de la película. Con un ritmo lento, diálogos muy líricos y unos personajes que apenas se distinguen entre ellos, el complejo sentimiento que presenta el protagonista casi pasa desapercibido (quizás con algo de complejo edípico): un abandono que despertará la lujuria incansable de un hijo que a veces olvida lo que verdaderamente ansía.

Mi puntuación: 13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o leer este relato inspirado en ella y que podría contener algún que otro spoiler.

♦♦♦


Hubo una vez un joven príncipe, hijo de una de las concubinas preferidas de un emperador, que perdió a su madre siendo apenas un infante. Sin la protección que una madre podría darle, el pequeño cayó en una maldición que lo atormentó hasta sus últimos días.

Los años pasaban lentos y sin piedad, haciendo al príncipe agonizar entre perfumes y delicias. Incluso el emperador llegó a sentir celos de su joven heredero y quiso en alguna ocasión apartarlo de su lado, procurando negarle el lugar que merecía en la nobleza.

Genji, que así se llamaba su alteza, no encontraba ninguna tranquilidad en su alma, un alma perturbada y condenada a una vida que nunca le llenaría, un alma perdida que ni las estrellas podrían iluminar su camino.

Al principio, solo eran aquellas que residían en los palacios familiares, pero más tarde, se fue extendiendo hacia otras partes, siendo así que cualquier mujer noble o plebeya del imperio podía conocer su nombre.

Un nombre que embelesaba.

Un hombre que cautivaba.

El príncipe no podía ni suspirar en soledad sin que lo persiguieran para beber de la belleza que su fallecida madre había esculpido en él. Una belleza inhumana, perfecta, sagrada. Pronto, cualquiera que pasara a su lado, caía en su fatídico hechizo de seducción y honraba a los dioses del amor. No hubo noche alguna en la que durmiera solo.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de FilmAffinity)

Se exasperaba cuando, maestro de las artes y la música, deleitaba al emperador con sus melódicas armonías en las fiestas de palacio. Todos se arrodillaban al escucharlo, todos se maravillaban con su sonido, todos se prendaban de su sombría mirada azabache, todos se extasiaban con sus frías manos de alabastro.

Y él no hacía más que romper sus instrumentos, hastiado de tal terrible poder.

Algunos llegaron incluso a provocar enfrentamientos de poder por querer robar el corazón del príncipe Genji. Un corazón maldito incapaz de amar que sufría de algo tan profundo que ni los más sabios lograron descifrar. Entre sedas, licores y pétalos de cerezo el joven bailaba a menudo esperando que algún demonio se lo llevase.

Pero aquella que cinceló y delineó cada sombra de su existencia, no lo permitiría nunca. Fruto de su ser, protegería aquello que sus brazos jamás podrían rodear. Ella, con su propia sangre derramada, maldijo a su propio hijo, al príncipe heredero, para vengarse de aquellos que le arrebataron la luz.

Una estrella apagada por un hechizo de seducción.

Ella creó al hombre al que todos amaron.

Y él vivió solo y sin corazón.

Eclipse

Escribí tu nombre con los labios

mientras chocaban y colisionaban

nuestros cuerpos, encapuchados en piel.

               .

La nacarada superficie lunar

se veía desde la ventana,

y tus ojos eran dos eclipses solares

que me buscaban en la oscuridad.

.

Tú dijiste luego, yo dije ahora,

y mientras tu cabello

formaba madejas de oro,

yo lo amasaba

como si me fuera la vida en ello.

.

Entre los verbos amar y desear

te mantuve en mi cama,

como si estuvieses hecha de sueños,

y aunque en la aurora te desvaneciste,

me hiciste temblar de sed de amor,

y morí amándote.

 

people-2589818_960_720

Para mi amigo fiel: nos volveremos a ver

Me siento en el tranco del patio. Cierro los ojos y te imagino corriendo, ladrando, jugando, durmiendo en tu canasto al sol, o simplemente escucho tus pisadas acercándote a mí, sentándote a mi lado, como muchas veces has hecho, apontocando la cabeza en mi pierna. Sin embargo, al abrirlos, lo único que encuentro es la soledad y un espacio vacío, sin nada de vida. Es entonces cuando clavo mis ojos en ese arriate que tengo justo enfrente y, sin poder evitarlo, caen dos lágrimas por mis mejillas mientras me tiemblan los labios. Pronuncio tu nombre, como si de un mantra se tratase, cada vez con más desesperación, rompiéndome con cada sílaba más por dentro… pero el silencio es mi única respuesta. Y pregunto de nuevo por qué, por qué a ti, por qué tan de repente, y empiezo a gritar internamente, tapándome la cara. Jamás pensé que llegaría este momento. Me maldigo una y mil veces por no haber pasado más tiempo contigo. Siento como si estos dieciséis años hubiesen sido un sueño del cual me hubiesen despertado de repente, volviendo a un infierno de soledad y silencio.

Mis dedos se mueven y, sin quererlo, mis ojos se vuelven a clavar en ese arriate y susurro tu nombre. Es en ese momento es cuando escucho un ladrido desde el fondo de mi mente. Aparto las manos y me pongo en pie, manteniendo la mirada fija en el mismo punto.

—¿Me esperarás? –pregunto, conteniendo el aliento.

Y es entonces cuando te veo. Estás parado en frente y me miras, moviendo el rabo me ladras, me das la espalda y empiezas a correr, alejándote, dejando un camino de color café con leche y luego más blanco delante de mis ojos, esperando que algún día yo lo recorra.

Sin embargo, esa ilusión se esfuma, y vuelvo a ver ese arriate donde antes estabas posado. Me vuelvo a romper por dentro, sintiendo un dolor que recorre cada fibra de mi piel y se instala para siempre. La cadena que aflige mi corazón se aprieta un poco más, pero esta vez, sonrío, mientras rompo a llorar de nuevo.

—Nos volveremos a ver.

Anochecer

En una playa desierta y aislada, nuestros pies se clavan en una arena formada de recuerdos inventados. El viento silba con tus reproches de lo que nunca hice y arrastra mis lamentos de lo que nunca perdoné.

Cuando la primera ola rompe lentamente en la orilla, das un paso hacia adelante, vacilante y temeroso de tener que replegarte cuando el agua vuelva a su lugar. Entonces abres la boca y tus insultos atraviesan mis oídos, enredándose en las nubes. Mis manos se mueven en el aire, destruyéndote.

Me desgarras la piel con tu fuerza, me envenenas con tus labios, me clavas rosas en el pecho. Pero yo no puedo callarme, porque tú no quieres que siga haciéndolo. Quieres una respuesta, quieres algo más que indiferencia. Así que te arranco los ojos con palabras.

Eres tú o yo. Nunca fuimos los dos.

Lo intentamos, ¿recuerdas? ¿O es también algo inventado? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué fue lo que quisimos que pasara? Tú no lo sabes distinguir; yo nunca quise descubrirlo.

Mis labios se sellan, y tú te escondes en el silencio. Tu aliento se mezcla en un aire ausente; mis pestañas se humedecen. De repente, te calmas, y mi respiración se aleja. Tu alma flota en el interior de un pozo de agua salada mientras mi corazón descansa, inmóvil, sobre tu espalda.

Y otro día llega más a su fin. Como el anterior, como el siguiente.

Tú y yo descansamos en la orilla, observando la puesta de sol frente a un mar enrojecido por tu sangre y la mía entremezcladas.

puesta de sol