«El Tigre», William Blake

animal-1868911_960_720

 

Tigre, tigre, que te enciendes en luz
por los bosques de la noche
¿qué mano inmortal, qué ojo
pudo idear tu terrible simetría?

¿En qué profundidades distantes,
en qué cielos ardió el fuego de tus ojos?
¿Con qué alas osó elevarse?
¿Qué mano osó tomar ese fuego?

¿Y qué hombro, y qué arte
pudo tejer la nervadura de tu corazón?
Y al comenzar los latidos de tu corazón,
¿qué mano terrible? ¿Qué terribles pies?

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?
¿En qué horno se templó tu cerebro?
¿En qué yunque?
¿Qué tremendas garras osaron
sus mortales terrores dominar?

Cuando las estrellas arrojaron sus lanzas
y bañaron los cielos con sus lágrimas
¿sonrió al ver su obra?
¿Quien hizo al cordero fue quien te hizo?

Tigre, tigre, que te enciendes en luz,
por los bosques de la noche
¿qué mano inmortal, qué ojo
osó idear tu terrible simetría?

Poema en inglés:

Tyger Tyger, burning bright,
In the forests of the night;
What immortal hand or eye,
Could frame thy fearful symmetry?

In what distant deeps or skies,
Burnt the fire of thine eyes?
On what wings dare he aspire?
What the hand, dare seize the fire?

And what shoulder, & what art,
Could twist the sinews of thy heart?
And when thy heart began to beat,
What dread hand? & what dread feet?

What the hammer? what the chain,
In what furnace was thy brain?
What the anvil? what dread grasp,
Dare its deadly terrors clasp!

When the stars threw down their spears
And water’d heaven with their tears:
Did he smile his work to see?
Did he who made the Lamb make thee?

Tyger Tyger burning bright,
In the forests of the night:
What immortal hand or eye,
Dare frame thy fearful symmetry?

 

Anuncios

«Las orquídeas», Rosa Chacel

He venido al país de las orquídeas,
esas flores del triunfo, parásitos de las mujeres elegidas.
Su polen vuela al hombro
de esas que vienen con cinturas jóvenes
y hacia sus pies la América
tiende sus manos blandas,
de ésas cuyo perfume llega al mato,
llamando a la pantera, hermana suya,
que les presta sus pieles.
.
Pero yo vine por un mar
que una mitad era de sangre
y otra, sin esperanza, quisiera ser de olvido,
y a mi llegada no acudieron
en ligeras vitrinas encintadas.
No me asaltaron al llegar: su polen
no sabía mi nombre.
.
Tampoco en manos mercenarias
llegaron a subir mis doce pisos,
tampoco se dejaron cautivar
en los mercados ni en las florerías.
Tampoco el mundo, ese artefacto
referencial, las puso
en el correo en fechas onomásticas…
.
He venido al país de las orquídeas
y hoy ya le digo adiós, yendo hacia el puerto

¡Adiós!… ¿Quién sabe cuándo?…

 

orchid-4068853_960_720

Este poema pertenece a Rosa Chacel (1899-1994), una de las poetas de la Generación del 27 conocidas como “Las Sinsombrero”. Las mujeres de esta generación fueron eclipsadas por sus compañeros masculinos, dejando atrás una estela maravillosa de poesía fresca, pura y emotiva. Hoy les hacemos un homenaje a esas mujeres olvidadas de los cánones, los manuales y nuestra literatura debido al arraigo férreo del patriarcado impuesto en nuestra sociedad.  Hoy, Rosa, te recordamos con este bello poema, demostrando que tu calidad literaria es igual o mejor que cualquier miembro masculino de la Generación del 27, y  nos quitamos el sombrero ante ti.

El color del cielo

earth-2113656_1920

La forma de vida miró hacia la tierra y suspiró. La había visto crecer y evolucionar, llenarse de agua, ahogarse en humo, pero sobre todo, respirar. Lo sabía todo sobre ella, no tenía otra manera de pasar el tiempo y ya estaba acostumbrado a esa rutina. Le gustaba pararse desde su asiento de asteroides a ver cómo coqueteaba con el sol, y los planetas y los cometas se rendían ante aquella esfera perfecta. Tenía envidia de aquellos meteoritos que conseguían traspasar los muros de tierra y polvo y se instalaban allí para siempre.

Él se sentía demasiado solo como para describirlo únicamente con esa acepción. Miraba hacia el mundo con la mirada de los nostálgicos y entrecerraba los ojos mientras contenía un aliento de desgana. Quería conocer el mar; ver sus enormes olas, sentir el frío en sus ventosas, ver el color de las raíces y la pólvora, poder caminar por el oxígeno y explorar las entrañas de cada hemisferio. Pero lo que más quería en el mundo era enamorarse y ser amado.

Desde el punto de vista científico, el amor  es una actividad cerebral en la cual intervienen varios aumentos de hormonas y cambios físiólogicos. El cerebro procesa las emociones y éstas envían descargas al corazón constantemente para que lata con más rapidez, y así comienza todo un proceso químico. En definitiva, los sentimientos son artificiales y creados por nuestro propio cuerpo.

El solitario habitante no pensaba en eso, al contrario, creía que el amor era un instinto natural y deseaba sentirlo con todas sus fuerzas. Ansiaba alguien que lo acompañara las largas noches de oscuridad y poder contarle que había visto morir a cada una de las estrellas que hay en el firmamento. Alguien con quien poder sobrevivir y poder explicarle el verdadero color del cielo. No sabía cuánto tiempo le quedaba ni por qué de su existencia, solo sabía que tenía sentimientos y deseaba materializarlos. Quería sentir y conocer la felicidad.

Una mañana en la cual estaba durmiendo, un estruendo lo despertó. Algo metálico aterrizó en la gravedad del planeta y lo dejó completamente desarmado. Su corazón comenzó a latir fuertemente y sus ojos estaban asombrados y agradecidos: un cohete soviético había caído justo a su lado, resplandeciente, pero con algunas partes dañadas. La forma de vida decidió que su ser iba a depender de ayudar a aquella especie de ángel que hablaba en un dialecto entrecortado que no entendía, pero que seguramente intentaba comunicarse con él. Sus colores distaban de ser como los suyos, pero no le importaba querer a alguien diferente. Sonrió y lo acarició. Era liso y de tacto áspero, aunque tampoco le supuso mucho rechazo. Ya tenía un motivo para vivir: salvarlo.

«Ozymandias», Percy Bysshe Shelley

Conocí a un viajero de una tierra antigua
quien dijo: «dos enormes piernas pétreas, sin su tronco
se yerguen en el desierto. A su lado, en la arena,
semihundido, yace un rostro hecho pedazos, cuyo ceño
y mueca en la boca, y desdén de frío dominio,
cuentan que su escultor comprendió bien esas pasiones
las cuales aún sobreviven, grabadas en estos inertes objetos,
a las manos que las tallaron y al corazón que las alimentó.
Y en el pedestal se leen estas palabras:
“Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes:
¡Contemplad mis obras, poderosos, y desesperad!”
Nada queda a su lado. Alrededor de la decadencia
de estas colosales ruinas, infinitas y desnudas
se extienden, a lo lejos, las solitarias y llanas arenas»

ramses_ii_luxor

Poema en inglés;

I met a traveller from an antique land
Who said: Two vast and trunkless legs of stone
Stand in the desert. Near them, on the sand,
Half sunk, a shattered visage lies, whose frown,
And wrinkled lip, and sneer of cold command,
Tell that its sculptor well those passions read
Which yet survive, stamped on these lifeless things,
The hand that mocked them and the heart that fed.
And on the pedestal these words appear:
“My name is Ozymandias, king of kings:
Look on my works, ye Mighty, and despair!”
Nothing beside remains. Round the decay
Of that colossal wreck, boundless and bare
The lone and level sands stretch far away

 

Os dejo este vídeo donde el actor Bryan Cranston (Breaking Bad) lo lee.

Fuente: Google Imágenes

Uno para todos y todos para uno (cerrado)

¡Os traemos un juego muy especial de escritura creativa! Os proponemos crear un poema conjunto, un poema por y para todos donde plasmemos sentimientos y emociones. Las instrucciones son las siguientes:

  • Solo se puede participar con un verso, es decir, no puede extenderse más de una frase.
  • La frase se pondrá en los comentarios de esta entrada y se ordenarán en función de la aparición del comentario.
  • En cuanto a la métrica y la rima podéis usar lo que más os guste.
  • La poesía es libre, pero si el poema sigue una unidad poética y persigue un sentido tendrá más cuerpo y más significado.

También podéis ver el resultado por nuestras otras redes sociales, donde podréis seguir todas nuestras novedades: 533022-circle-facebook_icon-icons.com_66834 twitter_icon-icons.com_62765

Muchas gracias a Marina López Fernández, lasmultisápidasMaximilian Sinn, meatovmearov y a José Carlos Mena por participar en este experimento poético. El resultado en esta plataforma es este precioso poema:

La noche fría

ardía en mi interior

tu reflejo me helaba el cuerpo

el alma y los pensamientos

rivalizaba con la oscuridad de su mirada

mientras abrigaba  mi piel desnuda

reflejo de luna en tu piel.

 

¡En Facebook también habéis participado! Muchas gracias a María Rodríguez, Estrella García Muñoz y Cristina Ruiz Sánchez por participar. Este es el bello poema:

La noche fría 
de estrellas dormidas
un cuervo cantó
bajo una lluvia de luciérnagas azules
trayendo el fantasma de nuestro primer encuentro.

¡Os animamos a los participantes a elegir el título de su respectiva creación! Marina López Fernández lo ha bautizado como Insomnio. También avisaros de que aunque estén escritas las instrucciones el plazo se ha agotado y ya no se puede participar. Os animamos a que participéis en las siguientes entradas de escritura creativa. ¡Travesura realizada! 😉

bloggif_574d45958d3f8

 

Tinta invisible

Llegas desafiante, arrogante y prepotente, con una media sonrisa en los labios, saboreando una victoria que aún no es tuya. Sin embargo, cuando mis ojos te buscan, no eres capaz de acudir a su encuentro. Y tu sonrisa se diluye. Es mi turno ahora. Me esperabas cabizbaja, asustada y temblorosa, quizás pensabas que saldría corriendo o que derramaría las lágrimas que una vez arrancaste de mis ojos. Pero mis labios se curvan hacia arriba, mi mirada te estremece y mis pies se quedan clavados en el suelo, esperando por ti.

Hay una grieta entre los dos. La misma que hubo aquella última vez, ¿recuerdas? La saltaste entonces, traspasando las barreras construidas contra ti. Cuando no escuchabas mis gritos, ni atendías a mis súplicas, ni entendías un rotundo no. Pero ahora no la saltas, ahora no te mueves, como si estuvieras paralizado en un hielo a punto de resquebrajarse. Porque no me esperabas en pie, no me imaginabas esperándote, no me creías dispuesta a todo.

¿Por qué no?

Siempre ha habido tornados que arrasan con pueblos y huellas, que destruyen esperanzas y detienen los sueños. Pero los tornados también pasan, se alejan, y nosotros nos quedamos, desolados y sin aliento, mientras buscamos las fuerzas para recuperar las riendas de nuestras vidas extrañas.

Siempre ha habido fuegos inalcanzables con sus humos que asfixian las gargantas. Relucientes, parpadeantes e imponentes que devoran con sus llamas los anhelos, dibujando miedos y lágrimas incontenibles. Y la impotencia de perderlo todo en una luz anaranjada que recuerda a un nuevo amanecer. Pero sobre las cenizas nos arrastramos con lo que queda de nosotros, con las manos ensangrentadas y el corazón sostenido en la boca.

Siempre ha habido noches. Oscuras, terribles y solitarias que nos hacen cobijarnos bajo las sábanas, taparnos la cabeza y esconder el rostro en la almohada. Cuando los ruidos se incrementan y los oídos se agudizan crecen unas pesadillas incomprensibles, eternas y repetitivas que martillean las cabezas y agujerean las ganas de volver a levantarse. Pero el sol llega de nuevo, en otro día más, en otra oportunidad para despertar.

¿Por qué no esperabas que yo hiciera lo mismo?

Si tú eres quien me cortas las piernas, me sacas la sangre y me apuñalas el alma, ¿por qué soy yo la culpable por volver a caminar? Hay casas que no volverán a construirse, hay bosques ennegrecidos para siempre, hay lunas ocultas tras las nubes y hay heridas tatuadas con tu tinta invisible que no pueden ser borradas.

Pero no es suficiente para acabar con nosotros, no es suficiente para acabar conmigo.

tinta invisible