Aquellos mutantes rechazados

El impacto que ha dejado en los espectadores Avengers: Infinity War, superado por algunos con la posterior llegada de Deadpool 2, plantea cierto sentimiento de preocupación por el futuro de los X-Men y su lugar en el MCU. Tenemos el placer de hablar con un personaje de ese grupo de mutantes que han sido olvidados y eclipsados por el gran Hugh Jackman.

girls-1858565_1920
Valentina Díaz, de EEUU

Valentina Díaz es originaria de Brooklyn, al igual que Steve Rogers, trabaja en una cafetería, tiene 20 años y una maldición genética que la hace poseedora del Gen-X, el cual le otorga superpoderes de una forma totalmente natural, sin picaduras de arañas radioactivas ni exposiciones a radiación gamma de ningún tipo.

Para vosotros los mutantes, ¿consideráis el hecho de serlo como una maldición? Puede que dependa del caso. Cuando puedes ir por ahí transformándote en cualquier persona o tu poder se trata de mera telepatía o telequinesis, puede ser un punto a favor. Pero no es el caso de tener unas alas llamativas en la espalda ―imposibles de ocultar―, por ejemplo. La gente te señala por la calle y se hace difícil llevar una vida normal.

“Tú eres un dios entre los insectos, nunca dejes que nadie te diga lo contrario” (Magneto en X-Men 2, 2003).

¿Crees que la gente, digamos, “normal” puede llegar a discriminar a los que como tú sois mutantes? Desgraciadamente, los humanos tendemos a prejuzgar, da igual en qué bando estés. Yo misma me he sentido discriminada por los míos por el simple hecho de mi “don”. Algunos mutantes se creen superiores por ser descendientes de personajes que han destacado en nuestra historia (solo hay que ver a Quicksilver). En muchos casos también somos menospreciados por los mutados y sus taquillazos en la gran pantalla.

¿Qué futuro les espera a los X-Men? Decía Charles Xavier en X-Men: Days of Future Past: “incontables decisiones definen nuestro destino, cada decisión, cada momento es una onda en el río del tiempo… Con suficientes ondas, se cambia la corriente, porque el futuro jamás está marcado”. Con la línea que abre Logan se pasa el protagonismo a esa nueva generación de pequeños “mutantes” que consiguen perdurar el poder de las viejas generaciones. Un futuro incierto, pero un futuro al fin y al cabo, ya que Fox confirmaba en febrero al menos 3 películas más para los próximos años ―quién sabe si Thanos se ha cargado también a la mitad de sus protagonistas―.

“Tras el estreno a principios del próximo año de Los nuevos mutantes, 20th Century Fox planea estrenar tres películas más de la franquicia X-Men entre 2019 y 2020. Tras el acuerdo de compra de Disney muchos fans se han preguntado qué sería de los proyectos que la productora tiene aún sobre la mesa relacionados con la saga mutante, pero también si estos al fin formarán parte del UCM” (Mar Rascón Sánchez, en “Fox planea estrenar 3 películas de X-Men en 2019 y 2020”, 2018).

¿Alguna vez formaste parte de ese grupo de estudiantes de la Escuela Xavier de Westchester? Perdí a mis padres por culpa de un asalto cuando era muy pequeña, por lo que anduve de una casa de acogida en otra, soñando con colegios llenos de magia que pudieran brindarme una gran historia. Cuando mis poderes despertaron acababa de cumplir los doce años, y el tema de los mutantes estaba a la orden del día… La Escuela, sin embargo, solo acogía a alumnos con ciertos poderes, porque claro, a quién le interesa una adolescente que predice los fenómenos meteorológicos con tan solo una mirada al cielo (a Tormenta no le hacía gracia)… Hoy en día puedes ver el tiempo desde cualquier dispositivo.

MV5BYThmMWVkZDAtNGYxZC00MDk0LWJjODctMmU0ZmJjNGU4ZmRlXkEyXkFqcGdeQXVyNDQxNjcxNQ@@._V1_
(Super)Mutantes, en “X-Men 2”
Anuncios

Flor y espina

Se miró en el reflejo que le mostraban esas aguas bañadas por la luz de la luna. Allí estaba ella; con su tez pálida, sus ojos azules, su pelo blanco y sus labios de color rojo. Colocó la yema de su dedo encima de la superficie, provocando una onda que se propagó por todo el lugar. Sonrió de manera triunfante. Lo había conseguido.

¿Acaso no lo sabes?

Por supuesto que lo sabía. Sabía que las flores tienen espinas, y ella se había deshecho de todas, ya que siempre le habían dicho que era una flor. Aún recordaba la mirada de un pobre ratón que le pedía piedad o que simplemente acabase con su vida, pero ella había decidido jugar un poco más con él. Recordó cómo después lloró desconsoladamente porque había muerto y yacía en sus manos.

Lo sabes, ¿entonces?

Era lo mejor. No quería vivir con más espinas.

espinas

Sangre. Muerte.

Sonrió ante el eco de esas palabras en su mente. Ya todo había terminado. Lo supo en cuanto esa mañana vio aquel cuchillo encima de la encimera. Tenía que deshacerse de todas las espinas que tenía, ¿por qué no empezar por su propio corazón corrompido?

Y así, desde donde estaba pudo ver cómo su cuerpo se hundía en las aguas del lago, engullido más y más por la oscuridad. Lo último que vio fue el destello del cuchillo clavado en su pecho.

¿Paraíso o Infierno?

Se dio la vuelta, dándose cuenta de que estaba el mismo ratón que había matado hacía unos meses. Lo siguió, adentrándose en el bosque, dejando atrás su gran espina.

 

Fuente: Google Imágenes

 

Test: ¿qué Merodeadora eres?

¿Quieres conocernos más? Realiza este test mágico contestando a estas seis preguntas y averiguarás a cuál te pareces. ¿Serás la intrépida Lunella, amante del Quidditch?, ¿Neis, la mejor realizando filtros amorosos? ¿Mavichan, la encantadora de gatos y animales fantásticos? O, ¿tal vez Rivaelen, la amiga de los fantasmas del castillo? ¡Descúbrelo y diviértete! ¡Elige solo una respuesta!

  1. ¿Quién en el mundo mágico sería aquel amigo/a con el que siempre podrías contar? A. Dobby B. Sirius Black C. Remus Lupin D. Luna Lovegood
  2. ¿Qué tipo de animal llevarías como mascota a Hogwarts? A. Una serpiente B. Un fénix C. Un gato D. Un pez
  3. ¿A quién consideras el mejor mago/a? A. Dumbledore B. Gandalf C. Morgana D. Reena
  4. ¿Qué asignatura de Hogwarts sería tu favorita? A. Adivinación B. Pociones C. Defensa contra las artes oscuras D. Historia de la Magia
  5. En una Guerra Mágica, ¿cuál sería tu papel? A. Observar a todos mientras les digo que van a morir B. Aliarme con el enemigo C. Destruir el mundo D. Uniría fuerzas con todos mis amigos
  6. Si pudieras elegir algún poder, ¿cuál sería? A. Invisibilidad B. Teletransportación C. Telequinesis D. Fuerza sobrehumana

SOLUCIONES

IMG-20180609-WA0003

MAYORÍA DE A: ¡YUJU! Eres Mavichan, una merodeadora que no sabe leer mapas, que encuentra los pasadizos secretos de casualidad mientras escucha a Las brujas de Macbeth a todo volumen y cuyo lema de vida es: “¡Por las barbas de Merlín, NUNCA, sigas a las arañas!”.

xiibi-Neis (2)

MAYORÍA DE B: ¡ERES NEIS! A esta dulce bruja le encanta escribir poemas, ir de fiesta a las Tres Escobas montada en un hipogrifo y su mayor poder es su conocimiento sobre cualquier poción (sabe más que el Príncipe Mestizo). ¡BOOM!

IMG-20180608-WA0002

MAYORÍA DE C: ¡LO SENTIMOS! Eres igual que Rivaelen, un amante de los gatos que quiere ver el mundo arder y que es encerrada en las mazmorras por sus locuras mentales.

IMG-20180608-WA0001

MAYORÍA DE D: ¡Genial! Eres igual que Lunella, una idealista despistada que adora a sus amigos, las películas que recomienda “El Profeta” y que se pierde por los pasillos de Hogwarts pensando en historias de fantasmas. ¡Ten cuidado con los muros!

………………

Y a ti, ¿cuál te ha tocado? No dudes en contarnos tu resultado en nuestras redes sociales. ¡TRAVESURA REALIZADA! 😉

Puedes crear tu propio avatar como nosotras en: http://www.xiibi.com/

«No estaba contento con sentirse como los demás. Era como si fingiera ser alguien que no era»

Título: El increíble caso de Barnaby Brocketel-increible-caso-de-barnaby-brocket-john-boyne-dhl-D_NQ_NP_3561-MLM4368585781_052013-F

Autor: John Boyne

Género: Fantástico

Editorial: Nube de tinta

Año: 2012

 

 

 

Una vez más, John Boyne nos presenta un tema de adultos a través de la mirada infantil de un niño, cuando las cosas son más sencillas y los problemas de los mayores no tienen mucho sentido. En este caso, el tema de Barnaby Brocket no es otro que la tolerancia, dispuesto de una forma tan irónica que lo normal termina siendo lo absolutamente extraño.

Barnaby es el hijo menor de los Brocket, una familia normal, sin una sola extravagancia que les haga destacar entre todos los demás, porque eso no es lo que hacen las personas normales. Sin embargo, desde el momento en que nuestro protagonista nace, sale flotando hacia el techo, pues no responde a las leyes de la gravedad y no puede sostenerse en el suelo sin ayuda. Esto resulta ser una auténtica desgracia para sus padres, que han luchado toda su vida por no llamar la atención y que ahora no saben qué hacer con su vergonzoso hijo pequeño.

El elemento fantástico que envuelve a Barnaby globaliza su situación, pudiendo extenderse a cualquier ámbito de discriminación que, mientras la novela avanza, va ejemplificándose en una espléndida variedad de personajes que han sufrido algún tipo de injusticia a manos de su familia y de la sociedad. La ironía, como se mencionaba anteriormente, es el otro elemento que dinamiza esta historia. Todo lo extremadamente la normal, la obsesión de los padres del protagonista por ser tan normales como sea posible, es ridiculizado hasta alcanzar un tono humorístico que se contrapone al verdadero propósito de denuncia de la obra.

A los ojos de Barnaby, todas las situaciones injustas que suceden a su alrededor, no tienen sentido pero sí una solución sencilla. Ese es el encanto de esta obra, de esa mirada infantil que al autor le viene tan bien: mientras que los ideales sociales categorizan en normal y extraño y discriminan lo diferente, la inocencia de un niño no es capaz de entender por qué tiene que ser así.

Aunque no hay una trama definida, más bien sigue el formato de la novela de aventuras, el ritmo es rápido a través de las diferentes historias que se entrecruzan en el camino de Barnaby. Todos los personajes que aparecen tienen algo que contar y un gran mensaje que lanzar para que llegue en todas sus versiones y de todas las maneras posibles.

Podríamos definirla como una novela para adultos con una moraleja que nos ofrece la visión limpia e incorrupta de un niño: lo más normal es ser uno mismo.

 

«La miseria suena a burla para aquellos que tienen un estómago lleno»

El niño y el mundo

  • Título original: O menino e o mundoMV5BMjM0NjQ1NzUyN15BMl5BanBnXkFtZTgwMzcwNjMyMjE@._V1_SY1000_CR0,0,669,1000_AL_
  • Título alternativo: The Boy and the World
  • Año: 2013
  • Duración: 80 min.
  • País: Brasil
  • Dirección: Alê Abreu
  • Guion: Alê Abreu
  • Música: Ruben Feffer, Gustavo Kurlat
  • Reparto principal: Vinicius Garcia, Felipe Zilse, Alê Abreu, Lu Horta
  • Más información: IMDb, filmaffinity, ALLMOVIE

Un crío de una familia pobre se escapa de casa para ir en busca de su padre, quien se ha marchado por trabajo, y acaba viviendo una aventura “mágica” donde descubre las realidades del mundo moderno.

Una animación curiosa que, junto a la (casi) inexistencia de diálogos, consigue que parezca que se está viendo un libro de cuentos infantiles. Bajo la mirada inocente de un niño se van a tratar temas como la desigualdad, la industria, el mundo laboral, la contaminación, la militarización, el contraste de la vida en el campo y la ciudad… Los colores, las formas y una repetitiva canción de flauta nos trasladan a una historia que está tratada con mucho mimo y con la que pueden disfrutar tanto niños como mayores.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o leer este relato inspirado en ella y que podría contener algún que otro spoiler.

♦♦♦


Gente, carro, vento, arma, roupa, poste; aos olhos de uma criança.

Sus ojos solo ven inocencia y colores que bailan al son del amanecer. Todo lo baña el aire fresco que traen los árboles frutales. Los insectos hacen carreras para ver quién es el más veloz. El humo de un tren a vapor saluda a sus recién llegados: alguien importante se marcha.

Los renacuajos se esconden bajo las plantas del arroyo. Las burbujas musicales se desvanecen en el cielo. La tierra se vuelve oscura y fea. El humo del tren se hace cada vez más pequeño. Alguien importante se ha marchado.

El corazón empieza a apoderarse de todo el cuerpo. La adrenalina cosquillea cada parte de su ser. En la mente solo una idea: correr. Un vacío de soledad le da un empujón y la pequeña criatura echa a volar. Los aleteos de los insectos lo ayudan a coger velocidad. Pero el humo del tren ya es invisible.

La respiración entrecortada le advierte de un peligro mayor: un bosque de asfalto que ha aniquilado a los colores. Los rayos de sol le dicen que tiene que estar en la ciudad de sombras afligidas. Suspira.

Mente, sarro, alento, calma, moça, sorte; aos olhos de uma criança.

Sus recuerdos de diversión juntos parece que lo orientan. El hambre de las calles lo zarandea a cada paso. Los animales ahí son salvajes y muestran sus retorcidos y ennegrecidos dientes. El tráfico engulle poco a poco su deseo de encontrarlo.

¿Dónde está la música que todo lo revive? ¿Y ese verde que puede alimentar cualquier sueño mágico? ¿Y las estrellas que te embarcan a otros mundos? ¿Acaso las hadas aquí están muertas?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de SensaCine)

 É certo, é coração, é causa, é danação, é sonho, é ilusão.

Miradas de desprecio lo empequeñecen aún más. Por cada paso, una hora. La noche le grita la cruda realidad; las puertas cerrándose tras de sí le arrojan la insoportable verdad. Alguien importante se había marchado. Para siempre.

El corazón no quiere admitirlo y sigue latiendo con fuerza. Sus ojos llorosos buscan aquel cabello colorido. El sueño conspira con el cansancio para hacerse con el control. Las sirenas en ese lugar suenan más frías.

É fome, é fé, é os home, é medo; é fúria, é ser da noite, é segredo, é choro de boca calada.

Más criaturas como él se le acercan. Sus pequeños rostros están dibujados por la desesperación. Ningún sonido, ni una palabra. Asienten: jamás volverán a verlo. Ahora están solos, perdidos, sin color.

The end

He knew that they were close to the Underworld because the mist started to disappear. He realized that the boy was trembling. Was it the right decision? Those traces on the stone told him that it was. The only thing that he had to do was that Radamantis jugded the boy. A chill went thorugh his back when he feels Cerberus’s eyes on him, also, it was showing his sharp teeth. The boy startled and looked at him, worried. He tried to smile, he wanted to let him know that everything was alright… or that was what he wanted to think.

Cerberus’s roars and barks can be listened to the entire Underworld’s entrance. He helped the boy to leave the boat. He couldn’t help but remember the first time that Caronte had left him there all alone and confused. He put his hand on the shoulder’s boy, calling in that way his attention. He smiled again and pointed out the door.

—I’m scared, I shouldn’t have accepted it. I don’t have money. Caronte comes back after many time to take with him the people who do not have money, maybe I should have waited a little longer.

—I’ll go with you if you feel more confident.

The boy doubted for a moment but finally he nodded, with a weak smile. There was something that worried him, maybe it was Cerberus’s agressive attitude, or it could be the boy’s fear itself. He tried to clear his mind while his hands opened the door.

Anything had changed since the last time that he was there: the big courtyard, the rivers, the palace at the background and the thrones. His eyes was on Radamantis, who sat up and came closer. He looked at the boy, who took a step back. It was clear that he wanted to run away.

—I bring another soul, you can judge him.

Radamantis looked at both of them, frowing. He didn’t remember that serious face and neither the tense atmosphere when he was judged.

—Oh, I see. Let’s judge.

He looked at the boy; he was pale and his body started trembling. He realised the tears that starting to fall on his cheeks. His legs faltered and fell on the floor, and at the same time, he asked for help. He looked at Radamantis, which face did not show any emotion. In that moment, the boy took a breath, coming back to Earth. He tried to get up, but his legs did not respond him. Radamantis knelt in order to help him, putting his hands on the boy’s shoulders.

—You have a kind heart… Come on, drink a bit of water.

Radamantis gave him a glass of water. The boy took it with his flickering hands and drank.

—Such a pity that you cannot pay your trip –the glass fell on the floor, breaking into pieces. The boy put his hands on his head-. I condemn you to spend the rest of your days wandering around Lethe’s river, without knowing who you are.

—No!! Wait! Caronte had brung souls that didn’t have money.

—Exactly. Caronte can do it, but who do you think you are to do the same thing? You’re nobody here, you just fullfil a work in order to clean your soul and now your soul is dirty because you have disobeyed the rules… I condemn you to the Tartarus.

The last thing that he saw was that miserable boy looking at him, his  only mistake was to trust him. He didn’t know who he was, neither where he was and what he was thinking of. And, suddenly, he was no longer in that courtyard, but at home, surrounding by his family, whose dead bodies were on the floor, spotted with blood. He saw his hand. He was holding a knife spotted also with that scarlet liquid, and he can watch that boy wandering the Lethe’s edges, without knowing who he was.

—Your sentence is going to be reviving your first trial but, this time, you are going to kill your family, and each time that you look at your knife, you’ll see that poor boy who trusted you, who has been condemned  to the forgotten hell by you.

And he knew it. He would never be in peace. He was condemned to live in that hell forever and ever.

hell_by_ollisiponkoski-d3kddzb.jpg

Image by OlliSiponkoski

If you want to read the rest of the short story:

  1. The beginning of the end
  2. The trial of the end
  3. The last act of kindness