Reto literario: Baúl

Desde el Blog de nuestra querida Lídia nos hemos animado a participar este mes con su reto de escritura. ¿Quieres participar? Es muy sencillo, solo sigue las instrucciones y crea una composición basada en la imagen del mes. En mayo estamos jugando con la siguiente:

Y aquí va nuestra pequeña aportación, un cuento sobre el tiempo, la vida y un cofre especial.

┏━━━━━๑۩۞۩๑ ━━━━━┓

BAÚL

┗━━━━━๑۩۞۩๑ ━━━━━┛

Cuando llegó el momento, los nervios afloraron como cuando era un niño. Lo había mantenido guardado todo este tiempo, tal y como le dijeron. El polvo lo había descuidado y el brillo se había perdido tras los años, pero ahí estaba, esperando pacientemente. En la tranquilidad de la medianoche, en la puerta del jardín trasero, alumbrado por la tenue luz de la luna, lo abrió. Aquel viejo cofre le produjo nostalgia. Abrazó al Señor del Tiempo que en su interior se encontraba, y este, sonriendo amablemente, le mostró el reloj que consumiría su alma. Después el cofre volvió a cerrarse esperando ver crecer a otra inocente vida.

watches-1204696_1280
Imagen de Pixabay
Anuncios

El reino

Luchando contra la intemperie de la soledad,

buscándote a puñetazos,

aislándome del fuego

y luchando por sobrevivir.

Los arañazos arrastran los edificios,

y la luna es un quebradero de cristal

que se hace añicos.

Las náuseas retuercen mis entrañas.

La herida me empapa la mano

y el sudor recorre mi frente dolorida.

El precio del poder ha sucumbido.

Ha renacido un ángel.

 

Fuente: Youtube

Autor: Olivier Arson

Top 5 de cuentos de terror de E. A. Poe

Octubre es para muchos el mes del terror. Y, cuando pensamos en este género, es imposible no pensar en Edgar Allan Poe, escritor estadounidense del siglo XIX que es recordado, entre otras muchas cosas, por sus cuentos de terror. Y es por ello que en esta entrada os traigo un top sobre sus cuentos que podéis contar a la luz de una linterna para asustar a vuestros amigos.

El gato negro

517wbIXXrJLTítulo original: The Black Cat

Año: 1843

Editorial: The Saturday Evening Post

Un matrimonio lleva una vida feliz junto a su gato hasta que el joven empieza a beber, convirtiéndose en una persona agresiva que maltrata a su mascota. En una ocasión decide acabar con la vida del animal, pero acaba matando a su mujer, a quien acaba emparedando. Al cabo de los días, la policía se presenta en su casa y acaba descubriendo el crimen… y al gato.

El pozo y el péndulo

poepitpendulumdigitTítulo original: The Pit and the Pendulum

Año: 1842

Editorial: Lea & Blanchard

El narrador se encuentra condenado a la soledad, el hambre y la oscuridad de una celda, en cuyo centro hay una fosa. Sobre él va cayendo un péndulo con una navaja en el filo. El protagonista consigue desatarse y es entonces cuando la habitación empieza a cambiar de tamaño, encogiéndose, haciendo que deba tomar la decisión de cómo morir: si tirándose a la fosa o siendo triturado por el péndulo.

El barril de Amontillado

51cD5gc5sLLTítulo original: The Cask of Amontillado

Año: 1846

Editorial: Godey’s Lady’s Book

En la celebración de los carnavales, el protagonista se tropieza con Fortunato, de quien se quiere vengar. Usando la excusa de que quiere su opinión sobre un vino amontillano, consigue que lo acompañe a las catacumbas de su castillo. Es en la cripta cuando consigue apresarlo y atarlo contra la pared para ir tapiando ese “nicho” y dejar a Fortunato allí, gritando.

La caída de la casa Usher

51ozawRHi0L._SX321_BO1,204,203,200_Título original: The Fall of the House of Usher

Año: 1839

Revista: Burton’s Gentleman’s Magazine

El protagonista es invitado por su amigo de la infancia a pasar con él una temporada, ya que no está bien de salud. Allí se encuentra con otros inquilinos, como la hermana de su amigo, que acaba muriendo. Su hermano decide mantener su cuerpo en la bóveda de la casa antes de enterrarla. Días después, se empiezan a escuchar ruidos en la casa, aterrando a ambos hombres, que acaban descubriendo una verdad que lleva a la muerte al anfitrión debido al terror.

La máscara de la muerte roja

51rMFJW+KCL._SX331_BO1,204,203,200_Título original: The Masque of the Red Death

Año: 1842

Periódico: Graham’s Magazine

Debido a una especie de peste, el príncipe Próspero decide encerrarse en su castillo con muchos nobles para escapar de esta calamidad. Una noche, el príncipe decide dar una fiesta de disfraces. Próspero se fija en una persona que va vestida de negro y la cara cubierta por una máscara que parecía de un cadáver. El príncipe cae muerto, mientras que el resto de invitados, asustados, logran quitarle la máscara, pero allí no hay nada. Es entonces cuando se dan cuenta de que es la “muerte roja”.

Flor y espina

Se miró en el reflejo que le mostraban esas aguas bañadas por la luz de la luna. Allí estaba ella; con su tez pálida, sus ojos azules, su pelo blanco y sus labios de color rojo. Colocó la yema de su dedo encima de la superficie, provocando una onda que se propagó por todo el lugar. Sonrió de manera triunfante. Lo había conseguido.

¿Acaso no lo sabes?

Por supuesto que lo sabía. Sabía que las flores tienen espinas, y ella se había deshecho de todas, ya que siempre le habían dicho que era una flor. Aún recordaba la mirada de un pobre ratón que le pedía piedad o que simplemente acabase con su vida, pero ella había decidido jugar un poco más con él. Recordó cómo después lloró desconsoladamente porque había muerto y yacía en sus manos.

Lo sabes, ¿entonces?

Era lo mejor. No quería vivir con más espinas.

espinas

Sangre. Muerte.

Sonrió ante el eco de esas palabras en su mente. Ya todo había terminado. Lo supo en cuanto esa mañana vio aquel cuchillo encima de la encimera. Tenía que deshacerse de todas las espinas que tenía, ¿por qué no empezar por su propio corazón corrompido?

Y así, desde donde estaba pudo ver cómo su cuerpo se hundía en las aguas del lago, engullido más y más por la oscuridad. Lo último que vio fue el destello del cuchillo clavado en su pecho.

¿Paraíso o Infierno?

Se dio la vuelta, dándose cuenta de que estaba el mismo ratón que había matado hacía unos meses. Lo siguió, adentrándose en el bosque, dejando atrás su gran espina.

 

Fuente: Google Imágenes

 

«Entraron en un banco, ninguno de los dos tenía miedo. Llevaron armas que jamás usaron»

180 Segundos

  • Título original: 180 Segundos57150_1485_imagen__
  • Año: 2012
  • Duración: 90 min.
  • País: Colombia
  • Dirección: Alexander Giraldo
  • Guion: Alexander Giraldo
  • Música: Julio Nava, Andrés Landínez
  • Reparto principal: Manuel Sarmiento, Angélica Blandón, Alejandro Aguilar, Manuel Viveros, Luis Fernando Montoya
  • Más información: IMDb, filmaffinity, ProimágenesColombia

La historia cuenta el último golpe de una banda de ladrones, así como la relación entre sus miembros y los últimos minutos en los que son sorprendidos por una unidad de policías corruptos.

El drama es constante, dejando los (pocos) momentos de acción para la trama final, ya que lo que verdaderamente importa es la relación de los miembros de la banda, sus ideales (robar a los que “se lo merecen”, atracos limpios…) y el sueño de empezar una nueva vida. Abundan los regionalismos y coloquialismos propios de la zona, factor que resulta de algún modo original al dar más naturalidad a los personajes. El planteamiento in extremis aporta un toque de suspense y nos implica para construir los porqués con la ayuda de constantes retrospecciones y flashbacks en la cinta.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Un último golpe y todo se acaba.

Esa era la idea que Zico, nuestro jefe, nos dejaba caer siempre con cada golpe. ¿Cuándo sería el último de verdad? Ese huevón con su obsesión nos maniataba a todos los demás. ¿De verdad era necesario otro más? ¿No teníamos suficiente? ¿No habíamos sufrido ya bastante?

1, 2, 3 segundos…

El edificio era más grande que el de la vez anterior: 12 plantas con una piscina en la azotea. Si nos acorralaban, tendríamos la oportunidad de un último baño antes de la cana. También estaba rodeado de pequeños negocios, y quizás alguno podría servirnos de parche para montar el equipo y esconder los aparatos.

15, 16, 17 segundos…

Cada uno sabía lo que tenía que hacer; siempre era lo mismo. Un último golpe y todo se acaba. También nos dijo eso cuando los toños se lo llevaron. ¿Y si esta vez le tocaba a otro? O peor: ¿y si nos tocaba a todos nosotros?

33, 34, 35 segundos…

Muchas veces he pensado si esto realmente está bien. Zico decía que era nuestra obligación, y  nosotros solo asentíamos dándole la razón. La ciudad nos necesitaba, ya que los choros y los gringos se juntaban para robarnos a los más necesitados.

59, 60, 61 segundos…

¿Qué somos? ¿Héroes o ladrones? Ya apenas hay tiempo para pensar en el bien o en el mal. El pana está en la tienda controlando las cámaras de seguridad; el Zico en la cuarta planta peleando con el gringo; Angy le sigue para abrir la caja. La velocidad es la clave.

98, 99, 100 segundos…

Un último golpe y todo se acaba. Pero no es suficiente: la ciudad sigue sufriendo, los pobres muriendo y los ricos…, ellos sonríen ajenos a todo. Nuestro parce fue otro chulo al que silenciaron con su oro manchado de sangre. Nunca sería suficiente, nunca se acabarían los muertos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de ProimágenesColombia)

150 segundos…

Entrar y salir; tumbar al gringo de la cuarta planta y al de la caja, nada más. Coger lo que nos pertenece y llevarlo al barrio; rápido y sin chupas, como siempre.

160 segundos…

El pana está nervioso, sabe que no queda tiempo.

170 segundos…

Varios disparos se escuchan desde la azotea.

175 segundos…

Angy grita y llora.

180 segundos…

—Ya se fregó. Han quebrao a ese cabrón.

Para mi amigo fiel: nos volveremos a ver

Me siento en el tranco del patio. Cierro los ojos y te imagino corriendo, ladrando, jugando, durmiendo en tu canasto al sol, o simplemente escucho tus pisadas acercándote a mí, sentándote a mi lado, como muchas veces has hecho, apontocando la cabeza en mi pierna. Sin embargo, al abrirlos, lo único que encuentro es la soledad y un espacio vacío, sin nada de vida. Es entonces cuando clavo mis ojos en ese arriate que tengo justo enfrente y, sin poder evitarlo, caen dos lágrimas por mis mejillas mientras me tiemblan los labios. Pronuncio tu nombre, como si de un mantra se tratase, cada vez con más desesperación, rompiéndome con cada sílaba más por dentro… pero el silencio es mi única respuesta. Y pregunto de nuevo por qué, por qué a ti, por qué tan de repente, y empiezo a gritar internamente, tapándome la cara. Jamás pensé que llegaría este momento. Me maldigo una y mil veces por no haber pasado más tiempo contigo. Siento como si estos dieciséis años hubiesen sido un sueño del cual me hubiesen despertado de repente, volviendo a un infierno de soledad y silencio.

Mis dedos se mueven y, sin quererlo, mis ojos se vuelven a clavar en ese arriate y susurro tu nombre. Es en ese momento es cuando escucho un ladrido desde el fondo de mi mente. Aparto las manos y me pongo en pie, manteniendo la mirada fija en el mismo punto.

—¿Me esperarás? –pregunto, conteniendo el aliento.

Y es entonces cuando te veo. Estás parado en frente y me miras, moviendo el rabo me ladras, me das la espalda y empiezas a correr, alejándote, dejando un camino de color café con leche y luego más blanco delante de mis ojos, esperando que algún día yo lo recorra.

Sin embargo, esa ilusión se esfuma, y vuelvo a ver ese arriate donde antes estabas posado. Me vuelvo a romper por dentro, sintiendo un dolor que recorre cada fibra de mi piel y se instala para siempre. La cadena que aflige mi corazón se aprieta un poco más, pero esta vez, sonrío, mientras rompo a llorar de nuevo.

—Nos volveremos a ver.