«Cuídese sobre todo de las habladurías»

La sombra de nadie

  • Título alternativo: Nobody′s ShadowLa_sombra_de_nadie-596083733-large
  • Año: 2006
  • Duración: 97 min.
  • País: España
  • Director: Pablo Malo
  • Guion: Pablo Malo
  • Música: Aitor Amezaga
  • Reparto principal: José Luis García Pérez, Philippine Leroy-Beaulieu, Andrea Villanueva, Manuel Morón, María Jesús Valdés, Vicente Romero
  • Más información: IMDb; filmaffinity; Fotogramas

La historia se centra en tres personajes que, a raíz del fallecimiento de una niña de un internado, buscarán la manera de resolver el oscuro secreto oculto en el pueblo.

El suspense y la intriga son los pilares fuertes, ya que los sustos se quedan en esos típicos sobresaltos del género de terror, abusando de un obstinado espíritu que no te dejará dormir hasta que le ayudes a resolver sus asuntos. Desde los créditos iniciales se nos muestra una puesta en escena fantasmagórica del humedal que, junto al internado y el resto del pueblo, recrea el ambiente perfecto para ocultar una verdad en una sociedad rural donde las habladurías y el qué dirán aterrorizan más a los vecinos que los propios muertos.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


En el pueblo de Laura no había secretos. Todo se sabía, nada pasaba desapercibido. Podrías esforzarte en ocultarlo, pero tarde o temprano alguien acabaría destapando tu secreto más oscuro. Por eso, cuando el cuerpo de una niña fue hallado sin vida en el humedal, la discreción fue poca. Laura estuvo en boca del pueblo durante mucho tiempo, dándole juego a los chismorreos de los aburridos lugareños. Hasta que, poco después, los rumores sobre fantasmas en el internado donde vivía la fallecida se hicieron los protagonistas.

Unos decían que solo eran tonterías de las niñas para llamar la atención; otros, que el espíritu de la montaña estaba enfadado por la muerte de Laura; algunos, que el padre había regresado para acabar con su inocente vida; y el resto opinaba que el pueblo no había perdido gran cosa con la muerte de una criatura. Sin embargo, Mónica, su compañera de habitación, decía otras cosas. La directora del centro tuvo que llevarla a un par de profesionales porque la niña aseguraba que Laura no se había ido, que seguía en el internado.

Nadie creía en sus palabras.

Pronto, las ideas disparatadas de Mónica empezaron a asustar a las demás, pues afirmaba que habían llegado otros fantasmas de la mano de Laura, todos fallecidos en el pueblo. Las más valientes se atrevían a preguntarle las causas de sus muertes, y Mónica se regocijaba contando las historias que los muertos susurraban.

«¿Qué le enseñáis en ese colegio?» «La pobre desgraciada no ha superado la trágica muerte de su amiga; solo intenta llamar la atención». «Esta acabará igual que la otra. Cuestión de tiempo». «¿No castigáis a las niñas por esas blasfemias?» «Son cosas de críos…».

Los espectros se amontonaron.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de Fantasymundo)

En el pueblo de Laura no había secretos. Todo se sabía, nada pasaba desapercibido. Podrías esforzarte en negarlo, pero la realidad se encargaría de abofetearte la cara. Puertas que se abrían, cristales que se rompían, objetos que se caían, personas que desaparecían… Mónica era la única que los veía, sonreía y hablaba con ellos; incluso podía pasarse horas jugando con esos entes. Nadie la juzgaba, nadie le prestaba atención ya.

Todos lo sabían.

Laura nunca se fue. Solo quería estar con la única persona que la creyó en vida… y maldecir al pueblo que la mató.

Anuncios

«¿Qué clase de ladrón es ese tal Robin que le da dinero a los pobres sin cobrarles intereses?»

Todos los perros van al cielo

  • Título original: All Dogs Go To HeavenMV5BMTI4ZWRmNTAtOWIyZC00Njk0LWIzZGItYjE0NDVlM2Q4ZWJjXkEyXkFqcGdeQXVyNTUyMzE4Mzg@._V1_
  • Año: 1989
  • Duración: 84 min.
  • País: Reino Unido
  • Director: Don Bluth, Gary Goldman, Dan Kuenster
  • Guion: David N. Weiss
  • Música: Ralph Burns, T. J. Kuenster, Charles Strouse
  • Reparto principal: Burt Reynolds, Dom DeLuise, Judith Barsi, Vic Tayback
  • Más información: IMDb; ALLMOVIE; filmaffinity

La historia tiene como protagonistas a dos perros que, debido a un viaje al más allá, buscarán venganza hacia su asesino y antiguo socio de negocios, secuestrando su mayor fuente de ingresos en las apuestas: una niña que habla con animales.

Lo más llamativo es el papel de antihéroe que cumple el protagonista, un personaje que es un estafador por excelencia, un calculador mentiroso, ladrón, corredor de apuestas ilegales, motivado únicamente por la venganza y a quien no le importa aprovecharse de los niños para hacer cumplir sus planes. A pesar de ello, nos quiere mostrar que en el fondo también tiene corazón, pero tan tardíamente que casi se puede cuestionar. Una animación atractiva, con canciones curiosas y un trato del tema de la muerte muy modesto.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Había una vez un perro que tenía un socio que tenía un negocio. Bueno, en realidad eran dos perros que llevaban un bar de apuestas. Charlie, el brillante protagonista de esta historia, era un pobre ludópata fanfarrón que fue asesinado por su socio, más bien por un traidor ambicioso que quería dejarlo fuera del negocio, el muy malnacido. En el más allá conoció a una damisela de la alta sociedad, la más guapa del lugar, quien quería atraparlo en una relación seria, pues se había enamorado locamente de él. Sin embargo, nuestro atractivo conquistador no quería algo más allá de un plato de espaguetis compartido. Bueno, quizás esto es de otra historia… La cuestión es que todo fue un sueño: no hubo ningún muerto, ni viaje al más allá, ni se habían conocido Charlie y Reina. Sí, sí. Era un sueño premonitorio: el universo le estaba advirtiendo de lo que pasaría si se descuidaba de sus recias y anchas espaldas.

Una tarde, su leal y fiel compañero de toda la vida, el mejor de los amigos que puedas tener, le soltó un chivatazo, y  es que una niñita huérfana había sido secuestrada por Madame Medusa, una malvada mujer que se aprovechaba del don que la pequeña tenía. ¿Te lo puedes creer? ¡La chiquilla podía averiguar el ganador de las carreras! ¿No es genial? Bueno, nuestro desinteresado héroe no podía quedarse cruzado de manos, digo, patas, ante tal injusticia, así que su noble escudero y él rescataron a ¿Penny? ¿Blancanieves? Eso, María.

Nuestra preciosa huerfanita era amiga de todos los animales y, como recompensa por su rescate, consiguió que Charlie y su sirviente abrieran otro negocio de carreras ilegales para forrarse y “dárselo a los pobres”… Está bien, está bien; nada de sirvientes: Charlie y su Robin particular. ¿Mejor? Claro, Charlie era el Batman de Nueva Orleans que rescataba niñas del malvado Dr. Calico, la bruja Cruella de Vil y el Dr. House y el Sr. Weasley (profesionales del robo de cachorritos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de IMDb)

El negocio iba viento en popa, pero la princesa Blancanieves, quiero decir, María, no se sentía feliz. No le eran suficientes los mimos, los dulces o vestidos nuevos que les regalaban sus amables rescatadores; ella quería un papá y una mamá. Después de que Charlie se enfrentase a cocodrilos, al “socio” del primer negocio que, como en el sueño premonitorio, intentó acabar con su vida; a las primeras facturas del local y a Sanidad, llevó a María a un hogar donde no podían faltar los animales. Un hogar con una mamá, un papá, leche caliente, amplio jardín y… 101 perritos más. Y colorín colorado… Vale, vale. Mañana terminaremos la historia, sí… Buenas noches.

«La peste trajo algo más que la muerte»

Resurrección

  • Título alternativo: Resurrectionresurrecci_n-578345548-large
  • Año: 2015
  • Duración: 100 min.
  • País: Argentina
  • Director: Gonzalo Calzada
  • Guion: Gonzalo Calzada
  • Música: Supercharango
  • Reparto principal: Patricio Contreras, Martín Slipak, Ana Fontán, Lola Ahumada
  • Más información: IMDb; filmaffinity; cinenacional

El argumento gira en torno a un joven sacerdote que, al volver a casa en la época de la fiebre amarilla,  es contagiado y se sumerge en auténticas paranoias, cuestionándose el pasado familiar, la muerte e incluso su propia fe.

Cuando una persona cae enferma y desesperada a esos niveles, se quebrantan hasta las creencias de un padre de la Iglesia, y esto lo podemos ver en ese final tan enmarañado que presenta la película. El suspense es continuo y divide la historia en dos partes: el regreso, el contagio, las dudas; la muerte, la verdad y aquello que realmente trajo la peste. La fe mueve montañas, en este caso, puede hasta «resucitar», aunque eso conlleve vivir maldito para siempre.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

   ♦♦♦


El joven Aparicio, preocupado por los rumores de una enfermedad mortal que arrasaba el norte del país, decidió regresar a la vieja mansión donde residía la poca familia que le quedaba. El viaje fue difícil, tormentoso y repleto de cadáveres y putrefacción.

Al llegar al hogar donde una vez pasó sus días más inocentes, la muerte fue la verdadera anfitriona. La enfermedad paseaba por los grandes pasillos que una vez acogieron a las familias más distinguidas. Los cuerpos sin vida se acumulaban en la casa al igual que en el camino de regreso. Los bienes más lujosos se consumían en el fuego que empleaban para defenderse del frío y la desaparición. Los rezos y súplicas solo entorpecían aún más la realidad.

Remedios, la pequeña, fue la última presa del dolor, quedando solo Aparicio, el sacerdote, el último superviviente. No pudo salvarlos. La desesperación abrazó su corazón y se preguntaba si él merecía un destino peor.

Dios los había abandonado…

…o, tal vez, no. A las pocas horas, Aparicio se encontraba de nuevo con sus seres queridos. ¿Qué clase de enfermedad era esa? Los cuerpos seguían descomponiéndose. ¿Resucitaban? Los llamaba. ¿Eran ellos? Los ojos negros y la mugre de sus caras decían no. ¿Qué pasaba? Todo difunto en la villa se levantaba; lo miraban fijamente. ¿Quiénes eran esos? Se acercaban lentamente sin más sonido que un jadeo.

El joven horrorizado corrió hacia los jardines, donde se topó con la niña. La llamó por su nombre; ella lo miró sin emoción alguna. Volvió a llamarla, acercándose rápidamente y zarandeándola con un intento pobre de volverla en sí. La pequeña solo respondió hincándole los dientes negros, devorando su alma, saboreando al vivo. La apartó de un empujón y gritó pidiendo auxilio a su hermano. O, tal vez, a Dios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de IMDb y cinenacional)

Los muertos vivientes avanzaban hacia él para terminar lo que la inocente Remedios había empezado. ¿Por qué estaba pasando eso? Olían el miedo, la sangre que desprendía la herida del sacerdote. ¿Estaban malditos? Corría asustado entre ruinas en busca de protección. Rezaba, lloraba, gemía de dolor.

Acorralado en un campanario, contagiado por la nefasta enfermedad y agotado moralmente, volvió a pedir clemencia. Antes de desmayarse, pudo contemplar a lo lejos a una mujer con vestido rojo que se abría camino entre los cadáveres resucitados a golpe de escopeta. Rezar a ella no le servía de nada.

«Nunca olvides que pase lo que pase no debes enamorarte»

La mecánica del corazón

  • Título original: Jack et la mécanique du coeur la_mec_nica_del_coraz_n-884372937-large
  • Año: 2013
  • Duración: 94 min.
  • País: Francia
  • Director: Stéphane Berla, Mathias Malzieu
  • Guion: Mathias Malzieu
  • Música: Dionysios
  • Reparto principal: Mathias Malzieu, Olivia Ruiz, Jean Rochefort, Grand Corps Malade
  • Más información: IMDb; ALLMOVIE; filmaffinity

La historia se centra en un chico con un reloj por corazón, su viaje a través de Europa para encontrarse con el amor de su infancia, y canciones pegadizas y personajes muy peculiares de acompañantes.

Si te gusta el género de animación y los personajes que se pasan media película cantando, esta obra no te decepcionará. Al menos en esos aspectos, pues la historia presenta algunas incongruencias que pueden atragantarte (¿cactus y desiertos en Granada? Me temo que se hicieron un cacao con la geografía española…). Un final que se nos revela desde el principio, pero la delicadeza estética con la que está construida es tal que te mantiene expectante hasta los últimos minutos.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Jack nació como un bebé cualquiera, pequeño y delicado, con ojos entumecidos y movimientos aletargados, orejas puntiagudas y débiles gimoteos. A simple vista, un bebé normal; mas había algo que lo hacía único: un reloj de cuco ocupaba el lugar de su corazón. La criatura llegó con un pausado tictac por un latido humano. ¿Era eso lo único que lo hacía especial?

Con el paso de los días, su madre advirtió que el recién nacido crecía a una velocidad apresurada, deseoso de aprender, deseoso de conocer su alrededor… Así es: el pequeño Jack podía controlar su tiempo.

Los primeros años se desenvolvieron sin apenas percances confinados en la vieja mansión, pero la constante sobreprotección de la señorita Madeleine acabó convirtiendo a Jack en un niño curioso por saber del mundo. El chico huyó, dejándose arrastrar por sus sueños y el tictac de su corazón en una larga noche de invierno.

Durante su ingenua aventura se topó con otro chico muy singular, pues era totalmente de madera. Se hicieron buenos amigos, aunque pronto los sueños de uno y otro se disgregaron en caminos diferentes: uno quería ver a un gran mago para que lo convirtiese en un niño de verdad, y Jack quería seguir jugando con el tiempo y su reloj de cuco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de SensaCine)

Quiso el destino que se conocieran él y la señorita Acacia, de quien cayó profundamente enamorado. Los días parecían segundos a su lado y ambos hicieron planes de futuro. Pero la inhumana madre naturaleza, celosa de ese amor, un buen día de verano se la arrebató y, aunque Jack intentó por todos los medios salvarla, fue imposible, pues su don solo le permitía controlar el tiempo para su propia existencia. Ante tal pérdida, Jack quedó quebrantado, con un tictac descompasado, condenado a vivir en un mundo mortal con un don imperecedero, recordando el lejano sueño de su compañero de madera. Con un corazón de frías tuercas y engranajes mecánicos.

«Nana, ¿cómo se hace pacto con el demonio?»

Veneno para las hadasPoison for the Fairies (1986) spanish2

  • Título alternativo: Poison for the Fairies
  • Año: 1984
  • Duración: 90 min.
  • País: México
  • Director: Carlos Enrique Taboada
  • Guion: Carlos Enrique Taboada
  • Música: Carlos Jiménez Mabarak
  • Reparto principal: Ana Patricia Rojo, Elsa María Gutiérrez
  • Más información: IMDb; ALLMOVIE; filmaffinity

La historia tiene como protagonistas a dos niñas que se conocerán en el colegio y mantendrán una amistad algo tóxica debido, principalmente, a que una de ellas se considera bruja y se aprovechará de la ingenuidad de la otra.

Un clásico de terror mexicano muy bien elaborado con unas actuaciones magníficas por parte de las pequeñas. Aunque si esperas grandes sustos o hechizos maléficos, te puedes quedar sentado esperando; se trata más bien de abordar el tema de la curiosidad, los cuentos populares, la (dudosa) amistad entre las niñas, la manipulación a través del miedo a lo desconocido e incluso el bullying, si nos ponemos muy extremistas. Lo que más me ha llamado la atención es que las niñas siempre son las protagonistas de las secuencias, apenas verás rostros adultos.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n (2 snitchs doradas de 3, entretenida)

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


El día de mi decimoprimer cumpleaños fue una horrible mancha para nuestro apellido. Anduve de un lado a otro, malhumorada y agitada, esperando a que llegase esa maldita carta. Pero lo único que llegó fue el silencio. Miradas cabizbajas, el llanto de mi madre, los labios torcidos de mi abuela y el asentimiento de mi padre se repitieron constantemente pasados unos días.

Llegué, así pues, a un “colegio especial” con niñas como yo: marginadas y apartadas de lo que se nos prometió. La profesora del lugar me hizo compartir pupitre y material con ella. Melena dorada, tez blanca, mirada firme, postura aristocrática… Sabía quién era.

Ella ansiaba lo que el universo nos había arrebatado por derecho. Estaba dispuesta a todo e, inocente de mí, empecé a creer sus historias alocadas. Magia negra, pociones peligrosas, pactos con el demonio, sangre y muerte. Reconozco que me gustaba escuchar sus cuentos. Hasta que la obsesión y la paranoia empezaron a consumirla por dentro.

Ya no solo eran palabras. La luz de las velas me alertaron cuando ella pidió sangre y oscuridad. Huí, mas no fue suficiente. Me usó de tapadera en sus fechorías, robó mis objetos más preciados e intentó acabar con la vida de una profesora que se atrevió a llevarle la contraria. Lo más conveniente, pues, era  separarse de esa tóxica amistad.

Soy una bruja, soy una bruja, me gritaba una y otra vez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hablé con mis padres y escucharon mis miedos. Aún la decepción se escapaba por sus rostros por no haber sido lo que pudo ser. Pero ellos me querían y se encargaron de todo: el cuento acabó.

Comprendí que tal vez el universo me daba la oportunidad de tener una vida normal. Y realmente lo he aceptado: soy una niña normal. Aunque hay veces que todavía puedo escuchar esa voz gritando con desesperación al mundo y desgarrando mi alma:

Soy una bruja, soy una bruja.