«¿Cómo conseguisteis armonizar vuestra maravillosa música con el latido de mi corazón?»

The Tale of Genji

  • Título original: Murasaki Shikibu: Genji monogatarimurasaki_shikibu_genji_monogatari_the_tale_of_genji-657138489-large
  • Año: 1987
  • Duración: 110 min.
  • País: Japón
  • Dirección: Gisaburô Sugii
  • Guion: Tomomi Tsutsui (novela: Murasaki Shikibu)
  • Música: Haruomi Hosono
  • Reparto principal: Morio Kazama, Miwako Kaji, Reiko Tajima, Jun Fubuki, Megumi Yokoyama
  • Más información: IMDb, FilmAffinity

La historia cuenta la juventud de un príncipe y sus aventuras amorosas con las mujeres de la corte en las que buscará saciar su anhelo por una madre perdida.

Estamos ante una adaptación de la considerada como una de las primeras novelas modernas del mundo, aunque eso puede que sea lo poco que pueda llamar la atención de la película. Con un ritmo lento, diálogos muy líricos y unos personajes que apenas se distinguen entre ellos, el complejo sentimiento que presenta el protagonista casi pasa desapercibido (quizás con algo de complejo edípico): un abandono que despertará la lujuria incansable de un hijo que a veces olvida lo que verdaderamente ansía.

Mi puntuación: 13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o leer este relato inspirado en ella y que podría contener algún que otro spoiler.

♦♦♦


Hubo una vez un joven príncipe, hijo de una de las concubinas preferidas de un emperador, que perdió a su madre siendo apenas un infante. Sin la protección que una madre podría darle, el pequeño cayó en una maldición que lo atormentó hasta sus últimos días.

Los años pasaban lentos y sin piedad, haciendo al príncipe agonizar entre perfumes y delicias. Incluso el emperador llegó a sentir celos de su joven heredero y quiso en alguna ocasión apartarlo de su lado, procurando negarle el lugar que merecía en la nobleza.

Genji, que así se llamaba su alteza, no encontraba ninguna tranquilidad en su alma, un alma perturbada y condenada a una vida que nunca le llenaría, un alma perdida que ni las estrellas podrían iluminar su camino.

Al principio, solo eran aquellas que residían en los palacios familiares, pero más tarde, se fue extendiendo hacia otras partes, siendo así, que cualquier mujer noble o plebeya del imperio podía conocer su nombre.

Un nombre que embelesaba.

Un hombre que cautivaba.

El príncipe no podía ni suspirar en soledad sin que lo persiguieran para beber de la belleza que su fallecida madre había esculpido en él. Una belleza inhumana, perfecta, sagrada. Pronto, cualquiera que pasara a su lado, caía en su fatídico hechizo de seducción y honraba a los dioses del amor. No hubo noche alguna en la que durmiera solo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de FilmAffinity)

Se exasperaba cuando, maestro de las artes y la música, deleitaba al emperador con sus melódicas armonías en las fiestas de palacio. Todos se arrodillaban al escucharlo, todos se maravillaban con su sonido, todos se prendaban de su sombría mirada azabache, todos se extasiaban con sus frías manos de alabastro.

Y él no hacía más que romper sus instrumentos, hastiado de tal terrible poder.

Algunos llegaron incluso a provocar enfrentamientos de poder por querer robar el corazón del príncipe Genji. Un corazón maldito incapaz de amar que sufría de algo tan profundo que ni los más sabios lograron descifrar. Entre sedas, licores y pétalos de cerezo el joven bailaba a menudo esperando que algún demonio se lo llevase.

Pero aquella que cinceló y delineó cada sombra de su existencia, no lo permitiría nunca. Fruto de su ser, protegería aquello que sus brazos jamás podrían rodear. Ella, con su propia sangre derramada, maldijo a su propio hijo, al príncipe heredero, para vengarse de aquellos que le arrebataron la luz.

Una estrella apagada por un hechizo de seducción.

Ella creó al hombre al que todos amaron.

Y él vivió solo y sin corazón.

Anuncios

Fullmetal Alchemist ha vuelto (crítica)

 

hagane_no_renkinjutsushi-469816970-large

  • Título original: Hagane no renkinjutsushi
  • Año: 2017
  • Duración: 133 min.
  • País: Japón
  • Género: ciencia ficción, thriller, fantasía
  • Productora: Oxybot / Square Enix / Warner Bross. Pictures
  • Dirección: Fumihiko Sori
  • Guion: Hiromu Arakawa
  • Música: Reiji Kitasato
  • Reparto principal: Ryôsuke Yamada, Tsubasa Honda, Dean Fujioka, Fumiyo Kohinata, Ryuta Sato, Jun Kunimura
  • Más información: filmaffinity

Fullmetal Alchemist ha vuelto en forma de live action. Hace un tiempo, os recomendamos una lista de animes y este estaba incluido. Creo que es una de esas historias que son muy buenas y que están bien llevadas, con buenos personajes y un gran desarrollo de estos.

Cuando se anunció que se iba a hacer una versión en carne y hueso, temí, pues las películas basadas en animes no son buenas, ¿para qué engañarnos con precedentes como Shingeki no Kyojin, Dragon Ball Evolution, etc? Aún así, quise darle una oportunidad a esta, el tráiler no pintaba mal y, aunque no tuviera muchas esperanzas, es uno de mis manganimes favoritos.

Pero, vayamos al principio: ¿de qué va Fullmetal Alchemist?

Sinopsis

Los hermanos Edward y Alphose Elric empiezan sus andaduras en la alquimia cuando son muy pequeños. Tras la muerte de su madre, ambos deciden resucitarla usando la alquimia, violando la prohibición de la transmutación humana y pagando un precio muy alto. Es entonces cuando deciden embarcarse en la búsqueda de la piedra filosofal para poder enmendar las consecuencias de sus actos: Edward se convierte en alquimista estatal y Alphose lo acompaña allá por donde va.

Crítica

La película me dejó un sabor bastante amargo, pues veo una mezcla entre los dos animes que hay: Fullmetal Alchemist (2003), que al alcanzar el manga en su día ofreció un desenlace totalmente distinto al de la historia original, y Fullmetal Alchemist: Brotherhood (2009), fiel al manga. Pero el live action también ha echado un condimento nuevo como es el de “me saco esto de la manga porque me parece que queda súper bien”.

A continuación, voy hablar sobre los puntos buenos y malos que he podido observar a lo largo de la cinta.

Puntos buenos

Ambientación: me han parecido muy acertados los lugares escogidos en Italia para rodar según qué escenas, recreando así el país imaginario de Amestris.

Vestuario: la confección de los trajes es bastante fiel a la historia original, algo que se agradece.

Puntos malos

Etnia: si bien todo ocurre en un país ficticio como es Amestris, la historia está ambientada en una sociedad occidental y nos encontramos con actores japoneses dando vida a esos personajes. Hubiese estado bien una recreación de personas occidentales de los personajes, ya que no todo se soluciona con tintar el pelo a los actores (y ni siquiera a todos, pues Winry es rubia en el manganime y en el live action es morena, un hecho que puede parecer pequeño, pero que a muchos fans no les ha gustado). Este punto ha recibido muchas críticas por parte de los fans que no entienden por qué actores japoneses tienen que dar vida a personajes occidentales.

Efectos especiales: no son malos si tenemos en cuenta que no es una producción de Hollywood, pero podrían haber sido mucho mejores. Aun así, mi pega viene con el tramo final de la película, con ese ejército de monstruos que crean (además de no saber aprovechar ese punto de la historia)… el CGI deja muchísimo que desear.

Personajes: el hecho de querer abarcar una historia tan densa en tan poco tiempo hace que no haya ningún desarrollo en ellos: con personajes planos, mostrando unos protagonistas (muy buenos en la historia original) que no hacen nada en toda la película. Y, además, algo que personalmente me ha chirriado mucho es la falta de personajes tan importantes en la historia original como pueden ser Scar o King Bradley. Estos dos personajes abren la discusión sobre el tema del racismo o la manipulación en los humanos, temas que están muy bien llevados en el manganime, pero que aquí brillan por su ausencia.

Además, King Bradley es uno de los grandes “villanos” en esta historia y, sin embargo, no han sido capaces de aprovechar el potencial de ese personaje, (¡ni siquiera existe!) En el live action nos encontramos con un señor (que en la historia original no tiene importancia) que hace de uno de los “villanos” y cuyo objetivo es conquistar el mundo… ¡decepcionante!

Pero la indignación no acaba aquí, ya que hay más. Si hay algo que caracteriza a Fullmetal Alchemist es su gran abanico de personajes femeninos (y además fuertes, algo que no se encuentra en muchos animes y mangas). Han ignorado personajes tan importantes como Izumi (la maestra de Edward y Alphonse), Lan Fan o la gran Olivier Mira Armstrong, entre otras. Sin ir más lejos, en toda la película solo vemos a tres chicas: Winry (a quien, por cierto, intentan meter con calzador en casi todas las escenas y no viene a cuento), Riza y Lust. ¿Dónde están esos personajes femeninos de la historia original que hacían que te levantases de la silla y aplaudieras?

Trama: al igual que ocurre con los personajes, en dos horas no se puede adaptar bien una historia tan larga. Empezando con el hecho de que hay partes que aburren, han recortado mucho en la historia y, aunque hay veces que se ha mantenido fiel (pese al recorte), han quitado puntos tan importantes como el racismo o la visibilidad a las distintas razas, para luego mostrarnos un “final” extraño, mezclando historia original con imaginación, dando como resultado algo muy pobre. Quien no haya visto el anime o leído el manga, no se va a enterar de nada: ¿qué es la alquimia? ¿Cómo funciona? ¿Qué es la verdad? ¿Cuál es ese plan de transformación de Amestris? No lo explican, no hay lugar para dar respuestas.

Valoración final

Admito que no ha sido tan mala como me esperaba, y tal vez hagan una segunda película (o eso se puede deducir por esa escena final después de los créditos) dando respuestas, ampliando el elenco de personajes, etc, pero ¿la recomiendo? Pues… no, porque para alguien que no sabe nada de la historia se va a quedar igual que cuando se sentó a verla (si es que llega al final). Si queréis disfrutar de esta historia de verdad, con una banda sonora exquisita y que sabe despuntar en los momentos claves, una animación maravillosa y una historia que hará que se te rompa el corazón y que ames a cada uno de sus personajes, incluso a los considerados “villanos”, os recomiendo ver el anime o leer el manga, pues no hay color.

«No he visto nada realmente bello desde que nací»

Onibaba

  • Título alternativo: The Demononibaba-427608668-large
  • Año: 1964
  • Duración: 103 min.
  • País: Japón
  • Director: Kaneto Shindô
  • Guion: Kaneto Shindô
  • Música: Hikaru Hayashi
  • Reparto principal: Nobuko Otowa, Jitsuko Yoshimura, Kei Satô
  • Más información: IMDb; ALLMOVIE; filmaffinity

La historia tiene como protagonistas a dos mujeres pobres que sobreviven a duras penas en una guerra que les devolverá un hombre que enturbiará la relación entre ambas y provocará que los demonios internos se hagan reales.

Un clásico de terror japonés que brilla por su carácter simbólico y metafórico. La guerra, la pobreza, el hambre, la muerte, la pérdida, el miedo, la ignorancia, el deseo… Todo ello desarrollado en una naturaleza enigmática e impetuosa que acompaña a los personajes en un ambiente bélico que muestra al ser humano en su más esencia primitiva. Sin duda, lo que más he disfrutado es el final oscuro que nos muestra la máscara endemoniada: pura fealdad humana.

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n13866573_1269687523076068_970961706_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Un día, cuando mi hijo se lanzó a una lucha que no era suya, supe que jamás volvería a verlo. La esperanza se fue con él y mi fe murió en su último aliento. Quise alejarme de aquel violento espacio, pero mis años me pasaban factura y me tuve que quedar en aquellos campos de sueños rotos, ilusiones caídas y futuro sombrío. La que iba a ser esposa de mi hijo me acompañaba día tras día en la pobreza, en el hambre, en el asfixiante verano, en el humo y viento de guerra. ¿De qué viviríamos?

No fue hasta que vi mis manos envueltas en sangre cuando me percaté de que mi vida había caído en lo más bajo: estábamos en el mismo infierno. Matábamos a los soldados heridos y desorientados para vender sus armaduras a cambio de un poco de arroz. ¿Por supervivencia? Quizás.

Pero quizás purgábamos la culpa de la pérdida a través de los cadáveres de esos hombres fundados en sus trajes y espadas, corrompidos por el poder, el odio. Ladrones que arrebataban hijos, hermanos, padres, maridos, amigos a sus seres queridos. ¡Demonios, eso es lo que eran; demonios disfrazados de humanidad! Mi hijo no volvería pero, mientras me quedase un aliento de vida, me esforzaría por destruir a cada uno de esos seres que me habían arrebatado al fruto de mis entrañas.

Sin embargo, mi vejez me pesaba cada día más y la muchacha empezaba a temer lo peor. ¿Cuántos años tenía por aquel entonces? No lo recuerdo. El hedor de muerte manchaba mis carnes y por cada vida que quitaba, yo me hacía un año más vieja. Me miraba en el reflejo del agua y no podía reconocer a la persona que yacía ahí plantada. Pálida, flacucha, sucia, deforme, repugnante, horripilante, engendro. ¿Quién era esa que allí estaba? Yo…, yo me había convertido en un monstruo al igual que ellos, en un demonio. El mismo infierno se atrevió a castigarme por matar a los hombres que me arrebataron al que yo más apreciaba.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de IMDb)

— ¿Se convirtió en demonio, abuela? ¿En un demonio malo?

— ¿Es que hay demonios buenos, pequeño?

— Abuela, ¿por qué le cuenta esas historias de miedo inventadas? Acabará creyendo en ellas… Debe contarle la verdad: que usted huyó con su hijo y conmigo al otro lado del país cuando comenzó la guerra.

— Es cierto. Pero una parte de mí se quedó en nuestra granja, aquella granja… Esa es la que se endemonió y sigue aún devorando hombres sin saciar su alma.