Princesas

Wonder Woman Trailer GIF - Find & Share on GIPHY

«𝒴  ℯ𝓃𝓉ℴ𝓃𝒸ℯ𝓈,  𝓁𝒶  𝒹ℯ𝓁𝒾𝒸𝒶𝒹𝒶  𝓅𝓇𝒾𝓃𝒸ℯ𝓈𝒶  𝒹ℯ  𝓂𝒾𝓇𝒶𝒹𝒶  𝒾𝓃ℴ𝒸ℯ𝓃𝓉ℯ  𝓁ℴ𝓈  𝓈𝒶𝓁𝓋ó  𝒹ℯ  𝓁𝒶  𝒹ℯ𝓈𝓉𝓇𝓊𝒸𝒸𝒾ó𝓃».

«𝒴  𝒸𝒶𝓂𝒷𝒾ó  𝓁𝒶  𝒸ℴ𝓇ℴ𝓃𝒶  𝓅ℴ𝓇  𝓁𝒶𝓃𝓏𝒶𝓈,  ℯ𝓈𝓅𝒶𝒹𝒶𝓈  𝓎  𝓊𝓃  𝒶𝓇𝒸ℴ  𝓎  𝓁𝓊𝒸𝒽ó,  𝒹ℯ𝓇𝓇𝒶𝓂𝒶𝓃𝒹ℴ  𝓈𝓊  𝓈𝒶𝓃ℊ𝓇ℯ  𝒶𝓏𝓊𝓁  𝓅ℴ𝓇  𝓈𝓊  𝓅𝓊ℯ𝒷𝓁ℴ».

«𝒩ℴ  𝓃ℯ𝒸ℯ𝓈𝒾𝓉ó  ℯ𝓁  𝒷ℯ𝓈ℴ  𝒹ℯ  𝓃𝒶𝒹𝒾ℯ  𝓅𝒶𝓇𝒶  𝒹ℯ𝓈𝓅ℯ𝓇𝓉𝒶𝓇  𝒹ℯ  𝓈𝓊  𝒻𝒶𝓁𝓈ℴ  𝓈𝓊ℯñℴ.  𝒯𝒶𝓃  𝓈ℴ𝓁ℴ  𝒷𝒶𝓈𝓉ó  𝓋ℯ𝓇  𝓁𝒶  𝓇ℯ𝒶𝓁𝒾𝒹𝒶𝒹  𝓅𝒶𝓇𝒶  𝒹ℯ𝒸𝒾𝒹𝒾𝓇  𝓂𝒶𝓃𝒸𝒽𝒶𝓇  𝓈𝓊𝓈  𝓂𝒶𝓃ℴ𝓈  𝓎  𝓁𝓊𝒸𝒽𝒶𝓇  𝓅ℴ𝓇  𝓈𝓊  𝓈𝓊ℯñℴ».



Música: “Shadow Warrior” de Philipp Beesen (vía Youtube).

Gifs: Tumblr y Giphy

Anuncios

Para mi amigo fiel: nos volveremos a ver

Me siento en el tranco del patio. Cierro los ojos y te imagino corriendo, ladrando, jugando, durmiendo en tu canasto al sol, o simplemente escucho tus pisadas acercándote a mí, sentándote a mi lado, como muchas veces has hecho, apontocando la cabeza en mi pierna. Sin embargo, al abrirlos, lo único que encuentro es la soledad y un espacio vacío, sin nada de vida. Es entonces cuando clavo mis ojos en ese arriate que tengo justo enfrente y, sin poder evitarlo, caen dos lágrimas por mis mejillas mientras me tiemblan los labios. Pronuncio tu nombre, como si de un mantra se tratase, cada vez con más desesperación, rompiéndome con cada sílaba más por dentro… pero el silencio es mi única respuesta. Y pregunto de nuevo por qué, por qué a ti, por qué tan de repente, y empiezo a gritar internamente, tapándome la cara. Jamás pensé que llegaría este momento. Me maldigo una y mil veces por no haber pasado más tiempo contigo. Siento como si estos dieciséis años hubiesen sido un sueño del cual me hubiesen despertado de repente, volviendo a un infierno de soledad y silencio.

Mis dedos se mueven y, sin quererlo, mis ojos se vuelven a clavar en ese arriate y susurro tu nombre. Es en ese momento es cuando escucho un ladrido desde el fondo de mi mente. Aparto las manos y me pongo en pie, manteniendo la mirada fija en el mismo punto.

—¿Me esperarás? –pregunto, conteniendo el aliento.

Y es entonces cuando te veo. Estás parado en frente y me miras, moviendo el rabo me ladras, me das la espalda y empiezas a correr, alejándote, dejando un camino de color café con leche y luego más blanco delante de mis ojos, esperando que algún día yo lo recorra.

Sin embargo, esa ilusión se esfuma, y vuelvo a ver ese arriate donde antes estabas posado. Me vuelvo a romper por dentro, sintiendo un dolor que recorre cada fibra de mi piel y se instala para siempre. La cadena que aflige mi corazón se aprieta un poco más, pero esta vez, sonrío, mientras rompo a llorar de nuevo.

—Nos volveremos a ver.

Parpadeo

Todo cambia en un parpadeo.

Al principio, somos valientes. Nos sumergimos en los océanos que deja la lluvia en el suelo, incendiamos las calles para enfrentarnos al fuego. No tenemos miedo de llorar si nos caemos, porque enseguida nos levantamos, a pesar de que creemos tener un tiempo infinito en nuestras manos. Manos cubiertas de heridas de guerra; no son importantes, siempre tenemos un ángel de la guarda que nos las cura.

Nuestras batallas se libran con bombas y pistolas de agua, y los conflictos se resuelven con besos y abrazos. Solo duran unas horas, tal vez un día. Pero preferimos reírnos. No levantamos murallas para separarnos ni para destruirnos; las paredes son lienzos en blanco para pintar nuestros sueños.

Porque no soñamos al dormir, nunca queremos irnos a la cama, nunca estamos cansados… queremos seguir viviendo un poco más, aprovechar aquellos momentos efímeros incluso sin saber que se acabarán en un parpadeo.

Pero debemos cerrar los ojos en algún instante. Y, al abrirlos, todo ha cambiado.

Nuestro ángel de la guarda nos ha abandonado y ya nadie cura nuestras heridas, que ya no son de barro, ni se curan en un día. El suelo es asfalto, el lugar donde acaba el mundo y que nos mantiene los pies atados.

Ya no volamos, ya no conquistamos volcanes ni universos, caminamos con pies de plomo, asustados por lo que podamos encontrar a la vuelta de la esquina. El tiempo se acaba, se nos escurre entre los dedos y nunca es suficiente.

Se nos acumulan las batallas y no ganamos ninguna, porque no queremos luchar y nos dejamos vencer. Así que nos detenemos de repente, sin avanzar ni un paso más, sin querer saber qué hay al otro lado.

Porque al otro lado solo hay una pared blanca con nuestros sueños pintados, ahora irreconocibles para los ojos que los miran.

Soñamos, siempre soñamos. Pero, al abrir los ojos, todo ha cambiado.

drawing-1166119_960_720

Inspirado en 1910, de Federico García Lorca