Jingle Bells

Por fin había llegado la gran noche en la que ese señor de pelo blanco surcaba el cielo en su trineo y se metía en las casas de la gente por la chimenea, dejando los regalos bajo un pino decorado. La calle estaba iluminada por las luces de las farolas que proyectaban grandes sombras en el suelo bajo el silencio de la noche, y también dejaron ver las gotas de sangre que dejaba un hombre mientras arrastraba un pequeño saco por el asfalto.

Jingle bells, jingle bells, jingle all the way –cantaba con voz grave y de una forma entrecortada, entrando en el porche de la casa.

Se asomó por la ventana, observando el árbol en el salón, sin ningún rastro aún de regalos bajo sus ramas. Durante unos instantes se quedó quieto, pensando si debería entrar o no. Su parte racional le decía que se largase de allí y volviera a encerrarse en su casa, allá donde la nieve limpiara sus huellas y su acto de locura.

christmas-christmas-tree-holiday-xmas-Favim.com-1474970

—Pero es Navidad –susurró, enfocándose en su propio reflejo que proyectaba la ventana: su tez pálida contrastaba con los arañazos llenos del líquido carmesí que le caían por su rostro, manchando la barba postiza de color blanco que se había puesto–. Tengo que cumplir con mi misión, sí, eso es.

Con mucho cuidado de no hacer ruido, abrió la ventana y se coló sigilosamente en el interior. Miró aterrado a su alrededor, esperando que la familia hubiese notado la intrusión en su morada… pero solo recibió por respuesta el silencio. Llevó su mano derecha al bolsillo de su abrigo rojo, volviendo a leer aquella simple frase que la niña que vivía en esa casa había escrito:

Querido Papá Noel, este año me he portado bien, por lo que quiero un hermanito.

Volvió a guardar la carta en el bolsillo y se acercó al árbol de Navidad. Abrió la bolsa y depositó el tan ansiado regalo de esa niña en el suelo. Sonrió, estaba satisfecho por el gran trabajo que había hecho, sin importar aquel rastro de líquido escarlata que manchaba ahora el suelo.

Por la mañana, la niña, emocionada, entró en el cuarto de sus padres, anunciando que Papá Noel le había traído su regalo. Ambos se miraron, sin entender muy bien a qué se refería, a la vez que se llevaron las manos a la cabeza, pues se les había olvidado por completo poner los regalos bajo el árbol.

—¿A qué te refieres con lo del regalo? –preguntó el padre, poniéndose las gafas.

—Venid, vamos al salón.

Los padres siguieron a la pequeña que corría escaleras hacia abajo, entrando sin perder ni un segundo en el salón. Cuando los padres llegaron, ahogaron un grito. Allí, delante del pie del árbol de Navidad, estaba su hija abrazando a un niño pequeño manchado de sangre y sin vida.

—¿A qué es genial? –preguntó la pequeña, manchándose de sangre –. Papá Noel me ha traído un hermanito, tal y como se lo pedí.

Los padres miraron horrorizados la escena mientras de fondo, en la calle, se escuchaba aún el eco de una canción tatareada: Jingle bells, jingle bells, jingle all the way.

 

Fuente: Google Imágenes

Anuncios

«¿Me miras a mí? Pues chilla, chilla»

Déjame entrar

  • Título original: Låt den rätte komma in MV5BMjMzMjI0NDk5MF5BMl5BanBnXkFtZTgwMzQ2NjQ0MDI@._V1_SY1000_CR0,0,707,1000_AL_
  • Título alternativo: Let the Right One In
  • Año: 2008
  • Duración: 115 min.
  • País: Suecia
  • Director: Tomas Alfredson
  • Guion: John Ajvide Lindqvist
  • Música: Johan Söderqvist
  • Reparto principal: Lina Leandersson, Kåre Hedebrant, Per Ragnar
  • Más información: IMDb; ALLMOVIE; filmaffinity

La historia se centra en la relación que surge entre un niño que sufre acoso escolar y una niña recién llegada al barrio que esconde una verdad sangrienta: no es humana.

La trama puede moverse por dos vertientes: puro amor que surge de la soledad de ambos personajes, o el poder de seducción y sumisión de una de las figuras más sanguinarias de las historias de terror: los vampiros. No hay duda de que el protagonista, debido a sus circunstancias, cae bajo la influencia de este ser, pero, ¿es por un enamoramiento? ¿Le ha dado ella el empujón necesario para entrar de lleno en el crimen bajo una falsa inocencia? ¿Qué estaría dispuesto a hacer por amor? Las respuestas quizás se personifican en el compañero inicial de ella…

Mi puntuación: 13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n13942261_1269687406409413_895346483_n

A partir de este momento puedes hacer una de estas acciones: preparar palomitas y ver la película o seguir leyendo a sabiendas de que podrías toparte con ciertos detalles que comúnmente llamamos spoilers.

♦♦♦


Mi día a día es un mar de sufrimiento. Me gusta aprender, pero esos estúpidos lunáticos me torturan sin descanso. ¿Por qué no me dejan en paz? Ya ni me gusta ir a la escuela.

El frío alimenta la desgracia y ni los días de intensa nieve pueden salvarme de sus embestidas. ¿Dónde están mis padres? No pueden ayudarme centrados en sus asuntos. ¿Qué puedo hacer?

Una niña ha llegado al barrio junto a un señor que parece ser su padre. Es extraña: no usa botas de nieve ni abrigo. El hombre también parece misterioso: está tapiando todas las ventanas. ¿Les dará miedo el sol?

Otro día más. Sus insultos retumban en mi cabeza. No puedo aguantar más. He conocido a la chica nueva; dice que no puede ser mi amiga. ¿Por qué nadie quiere serlo? ¿Qué tengo de malo?

Me he roto la nariz jugando en el recreo (eso le he dicho a mi madre). Eli dice que les devuelva el golpe. Quizás tenga razón, quizás me dejen en paz. Mañana cogeré la navaja de papá; mamá no se dará cuenta.

El director del colegio ha llamado a casa: quieren expulsarme por “meterme” en peleas. La verdad es que llevo tanto tiempo en esta situación que empiezo a creer que Eli es la única a la que le importo. Ya somos íntimos.

Los periódicos y la gente del barrio dicen que están muriendo muchos vecinos, incluso he oído que se sospecha de los recién llegados. Le preguntaré a Eli si sabe algo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Imágenes tomadas de IMDb y SensaCine)

Hoy me he enterado de que los monstruos son reales, pero no tengo claro si los humanos nos diferenciamos mucho de ellos. También fui a la biblioteca y leí varias cosas. Ya no estoy a salvo. He cogido de nuevo la navaja de papá, algunos jerséis, unas monedas y mi libro favorito. Me voy de casa.

Le he dejado una nota a Eli con las direcciones de mis compañeros de clase. Espero que sus sangres sean mejores que sus almas.

Nunca más

El cielo estaba pintado de gris oscuro. De vez en cuando, sonidos ensordecedores se escuchaban acompañados por una repentina luz cegadora provocada por los relámpagos. La lluvia caía con fuerza sobre su cuerpo, de tal modo que su ropa pesó aún más, dificultando así su propósito de huir por el camino que se extendía ante sus ojos, bordeado de árboles cuyas ramas estaban desnudas, cuyas raíces se salían del suelo e irrumpían en el sendero. Los latidos de su corazón resonaban en sus oídos con fuerza. Podía sentir incluso su pulso sanguíneo.

«Lo prometiste».

Le fallaron las piernas y cayó al suelo. Un quejido se escapó de entre sus labios. No pudo evitar empezar a llorar, mezclándose sus lágrimas con la lluvia. Podía sentir cómo la lluvia calaba su ropa, cómo el barro se pegaba a su cuerpo, cómo el olor a tierra mojada penetraba en sus fosas nasales. Sintió su garganta arder por la falta de aire. Se llevó una mano al pecho, sintiendo el martilleo desbocado de su corazón por el hecho de volver a escuchar esa voz. Quiso incorporarse mientras miraba a su alrededor, intentando fijar la vista más allá de la lluvia, intentando buscar a la persona que le había hablado.

El sonido de algo metálico siendo arrastrado por el suelo provocó que un escalofrío le recorriera la columna vertebral. Sintió frío, mucho frío. Y sabía que no tenía nada que ver con el hecho de que se encontraba bajo la lluvia. Poco a poco, se dio la vuelta. Al principio no vio nada hasta que, tras un relámpago, pudo distinguir una figura a lo lejos que vestía una túnica negra ocultándole el rostro.

Fue en ese momento cuando escuchó un graznido. Volvió a mirar al frente, observando aquel cuervo que se había posado justo delante de él, mirándolo fijamente con sus ojos negros. Se quedó paralizado y la garganta se le iba secando poco a poco. Por unos instantes, se sintió hipnotizado ante aquellos ojos negros hasta que el sonido de aquel metal siendo arrastrado empezó a escucharse más y más cerca. El cuervo graznó de nuevo y voló, dejándolo allí tirado mientras el sonido de la muerte empezaba a oírse por encima de la lluvia.

NuncaMas-Tinykittysoo

«¿Por qué huyes?»

El miedo inundó su alma, así que se puso en pie y empezó a correr. No quería mirar atrás, no quería ver qué era lo que lo perseguía. Tan solo corría mirando hacia delante, dándose cuenta de que una fina bruma empezaba a aparecer, nublando el horizonte. Dejó de correr y se llevó las manos a la cabeza, volviendo a caer al suelo, justo delante de la orilla de aquel estanque que marcaba el fin. Podía ver cómo las aguas se habían tornado de un color gris oscuro.

Por un momento, contuvo la respiración, esperando oír aquel sonido, esperando sentir el mismo frío helando cada fibra de su ser. Pero tan solo escuchó el sonido de la lluvia. Cerró los ojos con fuerza, llorando en silencio. ¿Qué había pasado? ¿Qué significaba aquel monstruo?

Abrió los ojos, dándose cuenta de su reflejo en el estanque. Se acercó poco a poco, el pelo húmedo que se pegaba sobre su frente, su rostro demacrado, aquel rastro de sangre en su mejilla, más sangre sobre su boca… ¿Sangre? Abrió los ojos, sintiendo temblar todo su cuerpo. Llevó sus dedos temblorosos a la superficie del agua, justo donde se encontraba su rostro y fue cuando se dio cuenta de que sus manos estaban manchadas de sangre. Ahogó un grito al descubrirse ambas manos cubiertas de aquel líquido escarlata. Sus ojos miraban a todos lados, buscando alguna respuesta escrita en algún lugar, pero solo vio la oscuridad de aquel día tormentoso.

«Recuerda».

Su cuerpo entero temblaba. Las lágrimas caían por sus mejillas mientras el corazón le latía con fuerza en el pecho. Intentó gritar pero ningún sonido salió de su boca. Intentó correr pero sus piernas no le respondían. Un relámpago iluminó aquel lugar, e imágenes de un cuerpo inerte, manchado de sangre, llegaron a sus retinas. Vio algo metálico clavado en el pecho de aquel cuerpo, pudo incluso oler la sangre y el hedor a muerte. Escuchó una risa. Una risa que conocía pues era la suya propia.

¡No!

Empezó a respirar con dificultad cuando volvió a ver aquel estanque, mientras fijaba los ojos en su reflejo. Un reflejo que le devolvió una imagen que no conocía: ¿desde cuándo tenía aquellas marcas parecidas a arañazos debajo de los ojos? ¿Desde cuándo sus ojos se habían vuelto de un color tan oscuro que parecían negros? ¿Desde cuándo sonreía, pasando la lengua por encima de sus labios para saborear la sangre?

NuncaMas-Tinykittysoo-2

Gritó. Dejó que aquel dolor desgarrador que lo estaba carcomiendo por dentro saliese de su garganta. Dejó que el miedo y la confusión se adueñaran de su cuerpo. No entendía nada. ¿Eso era él? Volvió a escuchar los graznidos del cuervo de fondo. Pudo ver cómo justo encima de su reflejo, se formaba un círculo de varios cuervos que volaban por encima de su cabeza. Y entonces lo supo. Supo que el único monstruo era él.

«Al fin te das cuenta».

Se dio la vuelta, observando a aquella figura con la capucha negra justo delante. No podía verle la cara pero sí pudo ver que sus manos eran de una tez pálida y que, en una de ellas, llevaba un hacha oxidada. Como pudo, caminó hacia atrás, intentando huir de aquella risa que se le hacía tan familiar, metiéndose en el estanque.

«No puedes huir de mí».

Y fue en ese momento cuando algo tiró de su cuerpo, haciendo que cayera de espaldas al estanque y lo arrastrase. Intentó zafarse de aquel agarre pero no pudo. Tan solo pudo ver cómo la superficie del agua se iba alejando más y más, que la oscuridad lo engullía en su interior y sus pulmones ardían debido a la falta de oxígeno. Sintió unos brazos abrazándolo y lo último que vio fue aquella capucha negra que se mezclaba con la oscuridad que había a su alrededor.

«Recuerda que dijiste que siempre estaríamos juntos».

Y recordó. Recordó ser abrazado por esos mismos brazos muchas veces. Recordó felicidad y risas. Recordó también su corazón roto. Recordó un hacha. Recordó ver el cuerpo de la única persona que había amado yacer en el suelo.

«He venido a llevarte conmigo».

Sintió que poco a poco lo dejaba la consciencia mientras dejaba que el poco aire que le quedaba se escapase de su boca en forma de burbujas. ¿Conseguiría al menos librarse de ese tormento que había en su interior una vez que la muerte acabara usando su guadaña?

«Nunca más».