«No estaba contento con sentirse como los demás. Era como si fingiera ser alguien que no era»

Título: El increíble caso de Barnaby Brocketel-increible-caso-de-barnaby-brocket-john-boyne-dhl-D_NQ_NP_3561-MLM4368585781_052013-F

Autor: John Boyne

Género: Fantástico

Editorial: Nube de tinta

Año: 2012

 

 

 

Una vez más, John Boyne nos presenta un tema de adultos a través de la mirada infantil de un niño, cuando las cosas son más sencillas y los problemas de los mayores no tienen mucho sentido. En este caso, el tema de Barnaby Brocket no es otro que la tolerancia, dispuesto de una forma tan irónica que lo normal termina siendo lo absolutamente extraño.

Barnaby es el hijo menor de los Brocket, una familia normal, sin una sola extravagancia que les haga destacar entre todos los demás, porque eso no es lo que hacen las personas normales. Sin embargo, desde el momento en que nuestro protagonista nace, sale flotando hacia el techo, pues no responde a las leyes de la gravedad y no puede sostenerse en el suelo sin ayuda. Esto resulta ser una auténtica desgracia para sus padres, que han luchado toda su vida por no llamar la atención y que ahora no saben qué hacer con su vergonzoso hijo pequeño.

El elemento fantástico que envuelve a Barnaby globaliza su situación, pudiendo extenderse a cualquier ámbito de discriminación que, mientras la novela avanza, va ejemplificándose en una espléndida variedad de personajes que han sufrido algún tipo de injusticia a manos de su familia y de la sociedad. La ironía, como se mencionaba anteriormente, es el otro elemento que dinamiza esta historia. Todo lo extremadamente la normal, la obsesión de los padres del protagonista por ser tan normales como sea posible, es ridiculizado hasta alcanzar un tono humorístico que se contrapone al verdadero propósito de denuncia de la obra.

A los ojos de Barnaby, todas las situaciones injustas que suceden a su alrededor, no tienen sentido pero sí una solución sencilla. Ese es el encanto de esta obra, de esa mirada infantil que al autor le viene tan bien: mientras que los ideales sociales categorizan en normal y extraño y discriminan lo diferente, la inocencia de un niño no es capaz de entender por qué tiene que ser así.

Aunque no hay una trama definida, más bien sigue el formato de la novela de aventuras, el ritmo es rápido a través de las diferentes historias que se entrecruzan en el camino de Barnaby. Todos los personajes que aparecen tienen algo que contar y un gran mensaje que lanzar para que llegue en todas sus versiones y de todas las maneras posibles.

Podríamos definirla como una novela para adultos con una moraleja que nos ofrece la visión limpia e incorrupta de un niño: lo más normal es ser uno mismo.