El olvidado doblaje, parte I

Cuando vemos una película que está doblada en nuestro idioma no reparamos en el trabajo que hay detrás de esas voces que nos resultan familiares y que acompañan a los diálogos de la película. Sin embargo, un buen doblaje es muy importante y no debemos pasarlo por alto. Los orígenes del doblaje se remontan mucho antes que el cine, ya que en las representaciones teatrales de marionetas se requería dar voz a los múltiples personajes y aportarles veracidad y realismo.

No obstante, el momento en el que se reconoce es en la industria cinematográfica con la aparición del cine sonoro en 1927. Las voces de los actores eran grabadas individualmente en discos de vinilo y reproducidas simultáneamente en la película. Asimismo, los films se mostraban al mundo a través de los subtítulos. Aún así, no era suficiente, y se buscó la manera de que el cine alcanzara al mayor número de personas a través del doblaje. En España comenzó dicho proceso con la película Entre la espada y la pared en 1931, aunque la sede española estuvo en un principio en Francia.

122425.alfabetajuega-microfono

Una vez que se consolidaron las empresas de doblaje en España y con la aparición de la grabación magnética en 1952 y la invención de la televisión en 1960, se facilitó mucho la inserción a este mundo. Los dobladores, inicialmente, se trataban de locutores de radio o actores de teatro con experiencia. Hoy en día, en cambio, el requisito para ser actor o actriz de doblaje es el de ser propiamente actor o actriz. El proceso que sufre la película para conseguir el doblaje es el siguiente:

  1. La película llega a la distribuidora y la lleva a un estudio a su elección.
  2. La distribuidora o el estudio elige a un traductor.
  3. La película se traduce y se ajusta al diálogo por medio del ajustador de diálogo.
  4. Se elige el elenco que participará directamente en la película y se llegan a los acuerdos pertinentes con la distribuidora.
  5. Se lleva a producción y se divide en takes (pautar la película).
  6. Se hacen los gráficos y los trípticos para organizar el trabajo por medio de un director que se encarga de coordinarlo todo.
  7. Se mete en sala o estudio para comenzar a doblar.
  8. Se sonoriza por medio de los técnicos que se encargan de mezclar.
  9. Todo está en las manos del ingeniero de sonido que mezcla y da el acabado final.
  10. La distribuidora da el visto bueno y se entrega la película doblada.

Fuentes: