La caza del tesoro

¿Eres un soñador nato? ¿Te interesan los misterios y los retos? ¿La historia y la cultura? ¿Tienes como afición inventar lenguajes secretos? ¡Esta es tu oportunidad como explorador! Sigue leyendo y conoce la historia de la «tablilla indescifrable» y ayúdanos a descifrarla.

Al-Ándalus, Península Ibérica, siglo VIII

Cuenta la leyenda que allá donde los ojos no ven y el fuego es una ola de mar, se alza un castillo encantado donde reside el alma de un príncipe. Las nubes, fieles centinelas, guardan el imperio y la sangre de una civilización olvidada que perdura entre polvo y tierra. Su localización era un completo misterio, así como su procedencia. Hasta ahora.

Al igual que el joven Jim Hawkins se convirtió en un bucanero con la ambición de encontrar el tesoro del Capitán Flint, así es el protagonista de nuestra historia. Esta joven promesa de la arqueología, ensimismado por su obsesión ciega por el pasado y por recorrer laberintos en ruinas, fantaseaba con la idea de encontrar un tesoro imposible. Su entusiasmo lo llevaba hasta los confines de la tierra, hasta el calor de los volcanes e incluso hasta el fondo de aguas profundas y oscuras.

Tras años de incesante búsqueda, exhausto y con sed de encantamiento,   encontró el castillo hechizado entre una bruma secreta y misterios de hiedra y, bajo su influjo, desenterró una pieza única en el mundo. Esta reliquia estaba intacta, rozada por la intemperie del tiempo y con un fuerte olor a historia. Pero su misterio no residía en su localización, sino en una de sus caras.

En el anverso se alzaba el imponente rastro de los árabes con claridad, como se puede observar en esta fotografía, ya que sus rasgos coinciden con su alifato. Esta civilización invadió España y se quedó por  muchos siglos, dejando un importante legado y una cultura incipiente,  sobre todo en Andalucía, la cuna de su imperio.

21769222_10212361545026234_236288644_o
Cara 1

Sin embargo, el misterio de esta tablilla no reside ahí, sino en su otra cara, la cual está trazada con símbolos confusos e inexplicables jamás visto antes ni por filólogos ni por historiadores. Su peculiaridad está conformada por formas geométricas y un extraño lenguaje imposibles de identificar. Estos símbolos no se parecen a ningún alfabeto conocido y va más allá del entendimiento. Además, la piedra está sujeta a una argolla que podría haber formado parte de un medallón, de algún mapa o posiblemente una llave secreta  que lleve hacia los tesoros perdidos de la Alhambra.

21755055_10212361544906231_1862080863_o (1)
Cara 2

En la Antigüedad todo lo que quería preservarse era grabado en piedra para que perdurara en el tiempo, o lo que es más conocido como glíptica. Este medallón podría no ser la excepción. Desgraciadamente, ni expertos en árabe ni catedráticos especializados han mostrado interés por este hallazgo ni han sabido desentrañar los enigmas de este tesoro.

page

¡Juzgad vosotros mismos! ¿Será alguien capaz de ayudarnos a resolver este misterio indescifrable?

Anuncios

2 respuestas a “La caza del tesoro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s