El embarazo de una estrella

andromeda-galaxy-755442_1280

Valquirias de terciopelo con larga cabellera,

estrecha cintura y ojos prietos azul agua.

Guerreras afiladas como águilas

y truenos que atornillan sus labios.

.

Guerreros iluminados por el oro solar,

recubiertos de pechos de acero.

Dioses curtidos en batallas lunares.

Impíos, calcinaban a sus enemigos.

.

Vírgenes hasta el desfloramiento

de los guerreros de fuego de Odín

que surcan universos por rozarlas.

.

Esta es la historia de Gardelia y Marmo.

La primera, nacida de los truenos,

el segundo, de las cenizas de la muerte.

.

Gardelia era fuerte como una roca,

insalvable y salvaje como una rosa,

valiente y hermosa como un tigre.

.

Marmo, de mirada imperial,

 consumía montañas,

atracaba tempestades

y lideraba los infiernos.

.

Las estrellas tejieron e hicieron crecer

el fulgor del amor carnal y violento

en sus vientres.

.

Gardelia, orgullosa como una pantera.

Marmo sediento por devorarla.

.

Se perseguían.

.

Cada encuentro suponía el fuego eterno

entre desesperados gritos vikingos.

Los nueve mundos se destruían ante ellos.

.

Marmo la poseía con fuerza sobrehumana.

Se postraba ante ella.

Gardelia se retorcía entre la miel

que caía de sus senos.

.

Se sometieron.

.

Se amaron frente a los dioses.

.

Se pertenecían.

.

Fueron engañados.

en forma de lengua de plata.

.

Devastaron barcos,

libraron batallas de sangre.

.

Los dioses los abandonaron.

.

Fueron desterrados

y condenados a una vida mortal.

.

Fruto de su amor sobrehumano

nació una estrella,

condenada a ser la más bella

del firmamento.

.

De ojos oscuros casi etéreos,

violáceos sus labios,

como un espectro de fuego

sus cabellos.

.

La envidia maldijo a la belleza.

.

Desobedecieron a las maldiciones.

.

Alzaron la tormenta, el trueno

y la cólera del halcón.

.

El cielo se volvió

del color de la violencia.

.

Marmo perdió un brazo,

le entregó su corazón a Gardelia

mientras agonizaba.

.

Gardelia suplicó clemencia a los dioses.

.

No fue escuchada.

.

Marmo, con amor en los labios,

 sucumbió con su nombre en la garganta.

.

Gardelia le entregó su vida.

 Se postró ante él.

.

Su unión permanece

en la bóveda celeste,

brillando con una intensidad que ciega,

protegiendo a los amantes devotos

que su vida entregan.

 

Fuente: Youtube

Anuncios

2 thoughts on “El embarazo de una estrella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s