Peces hundiéndose

Aunque tú no lo sepas, he repetido tu nombre para sentirme más real.

He bebido las esquinas de tu boca para matarte (matarme) en ti

y he luchado contra mil ejércitos para no perderme.

Le he mentido a todas las lunas de mantequilla

y he pisoteado (a) las flores porque sé que no te gusta la primavera.

He traspasado océanos radiactivos para traerte un copo de nieve

y una geografía para adornar tus ojos.

Aunque tú no lo sepas, mis ojeras guardan el sueño y el silencio

de cien noches a tu lado, suspirándote.

Sujetándote.

He arrancado luces y he ahorcado las cuerdas de la poesía para ti,

y he dibujado paraísos en cada habitación mientras crecían las estrellas en tu ombligo.

Aunque tú no lo sepas, he adquirido la capacidad de andar (nadar) sobre la oscuridad

para poder lamerte los recuerdos.

Te he visto posar como una radiografía, ajena,

susurrando que no me conoces.

Y aunque tú lo sepas…

me llamo Miedo y no me iré nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s